24 ene. 2007

Y los nominados NO son...

Sid Ganis, Presidente de la AMPAS (Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas) y Salma Hayek anunciaron los nominados a la 79° entrega de ese pequeño hombrecito desnudo y dorado al que todos en la industria conocen con el nombre de Oscar. Tan notorias como las películas que acapararon candidaturas, fueron las ausencias de otras que se creían fijas. Pero es una costumbre anual que la Academia nos deje boquiabiertos, emocionados o iracundos cuando descubrimos quiénes se ganaron su admiración y quiénes no la merecieron.

Dreamgirls ha conseguido la envidiable suma de ocho nominaciones (más que cualquier otra película nominada este año), pero increíblemente no está nominada a mejor película ni mejor director. Quedan para el recuerdo su Globo de Oro a mejor película en la categoría de comedia o musical o la leyenda urbana que rezaba que durante el Festival de Cannes de 2006 se proyectaron 20 minutos de esta cinta, los cuales provocaron una ovación y la seguridad, para muchos críticos, que ésta sería la ganadora del Oscar a mejor película. La gran campaña montada por la productora Dreamworks (que incluyó caravanas con entradas caras en las que se hacían pre-estrenos exclusivos) tampoco fue suficiente para colar el nombre de este fastuoso musical entre los 5 títulos más importantes del año.

Quienes sí componen esta categoría, la más codiciada sin duda, son Babel (7 nominaciones en total), The Queen (6), Los infiltrados (5), Letters from Iwo Jima (4) y Little Miss Sunshine (4). A diferencia de otros años, en que el día de las nominaciones ya se puede predecir al ganador de la categoría de mejor película, este año tenemos una emocionante carrera en la que cada una de las contendoras llega con su buena porción de premios y reconocimientos bajo el brazo. Sin embargo, me adelanto a predecir que este por fin podría ser el año de Martin Scorsese, seis veces nominado como mejor director, pero nunca un ganador de la estatuilla. Los infiltrados ha sido su película más taquillera y una de las más celebradas por la crítica, así que tal vez la necia Academia entre en razón esta vez y le dé el reconocimiento en los apartados de película y director.

Otra gran omisión, grosera, cruel e incomprensible, ha sido la de Volver en la categoría de mejor película extranjera. Ganadora de varios premios (entre los que destacan el Festival de Cannes y los European Film Awards), se creía que estaría fija en la candidatura, pero fue ignorada. Las nuevas y absurdas reglas de la Academia podrían haber jugado en su contra: 10 personas ven el primer grupo de películas inscritas por sus respectivos países (este año hubo 61, entre las que estuvo la peruana Madeinusa) y luego escogen 9 semifinalistas (entre las que sí estuvo Volver, según una lista difundida por la misma Academia una semana antes de las nominaciones). Una vez que quedan las 5 finalistas, 2 grupos de 10 personas escogen a la ganadora. Estas reglas son bastante discutibles ya que esas cantidades no son representativas de los miles de miembros que tiene la Academia.

Sin embargo, Penélope Cruz sí consiguió ser nominada a mejor actriz por Volver. Aunque en esta categoría ya está prácticamente todo oleado y sacramentado, porque hasta el momento Helen Mirren (The Queen) ha ganado decenas de premios por su interpretación de la reina Isabel II. Es un año ideal para la realeza, ya que en la categoría de mejor actor, el favorito y probable ganador es Forest Withaker por El último Rey de Escocia (The Last King of Scotland), quien también ha cosechado una envidiable colección de trofeos.

También ha sido un año especial para los hispanohablantes. Tres películas dirigidas por mexicanos han acaparado varias candidaturas. Además de Babel, dirigida por Alejandro González Iñárritu; están El Laberinto del Fauno (de Guillermo Del Toro), que compite en seis categorías incluyendo mejor película extranjera y guión original; y Children of Men (de Alfonso Cuarón) ha visto su nombre inscrito en tres apartados. Estos tres mexicanos, que además son muy buenos amigos, le darán el sabor latino a una ceremonia en la que también tenemos argentinos y españoles nominados en otras categorías.

El 25 de febrero veremos llegar a las estrellas al Teatro Kodak con sus mejores atuendos y en muchos casos con la cara petrificada por el Votox; y en las infaltables entrevistas de la alfombra roja, muchos declararán que realmente no esperan ganar porque suficiente reconocimiento es la nominación. Para muchos de ellos, 4 por cada categoría para ser más precisos, ese disco rayado será cierto.

Para conocer la lista completa de nominaciones, además de sinopsis, trailers y fotos de cada título, haz clic aquí.

20 ene. 2007

La gran ilusión

Desde Harry Potter hasta Gandalf, los magos parecen haber poblado últimamente nuestras pantallas de cine. Hace un par de meses tuvimos el estreno de El Gran Truco (The Prestige) de Christopher Nolan y ahora llega con varios ases bajo la manga El Ilusionista (The Illusionist) dirigida por Neil Burger.

A diferencia de otras cintas de magia, ésta no aborda los conflictos entre magos o sus propios conflictos internos con respecto a su poder. Aquí, el ilusionista es Eisenheim (Edward Norton) quien a comienzos del siglo XX encanta al público de Viena con sus sofisticados trucos de magia, los cuales atraen incluso al Príncipe Leopoldo (Rufus Sewell). El llega un día a ver el espectáculo de Eisenheim acompañado de su novia Sophie (Jessica Biel), quien es propuesta por el mismo príncipe como voluntaria para un acto de magia. Al llegar al escenario, el mago la reconoce inmediatamente, se trata de la mujer que conoció y amó cuando eran adolescentes.

Evidentemente, Eisenheim utilizará muchos de sus trucos o, mejor dicho, ilusiones, para poder estar junto a Sophie. El inevitable enfrentamiento con el príncipe los llevará a una lucha de poderes, el de la realeza que tiene al inspector Uhl (Paul Giamatti) de su lado para arrestar al ilusionista con el más burdo pretexto, y el poder de las ilusiones.

Las ilusiones creadas por Eisenheim van más allá de meros trucos de magia, en los que objetos aparecen y desaparecen. En verdaderos desafíos a la razón, hace crecer en tiempo record un arbolito de naranjo en el escenario del teatro, más adelante hace aparecer imágenes de personas muertas y el asombro del público se va multiplicando. Sin utilizar las últimas tecnologías en efectos visuales, la cinta logra su cometido de crear ilusiones fascinantes: no sólo las que el protagonista realiza sobre el escenario, sino las que el guión tiene preparadas hasta que termina la historia.

Edward Norton ha demostrado a lo largo de su carrera ser un actor versátil y con muy buen gusto a la hora de escoger sus guiones, entre los que destacan títulos como Primal Fear, American History X, Fight Club y 25th Tour. Aquí nuevamente demuestra su gran talento para construir personajes misteriosos y atormentados. Pronto lo veremos en The Painted Veil junto a Naomi Watts, en lo que promete ser un apasionante drama ambientado en la China de 1920.

Acompañando la belleza de las imágenes, filmadas con colores cálidos, destaca nítidamente la música compuesta por Philip Glass, a quien recordamos por la excelente banda sonora de The Hours. En conjunto, se trata de una película interesante y asombrosa.

Título original: The Illusionist
País y año: Estados Unidos, República Checa 2006
Director: Neil Burger
Actores: Edward Norton, Jessica Biel, Paul Giamatti, Rufus Sewell
Calificación: *** 1/2

12 ene. 2007

Todo se vende

El Niño (L´Enfant ) es una película sorprendente, a pesar de los escasos diálogos y la aparente falta de acción. Cuenta la historia de Bruno (Jérémie Renier) y Sonia (Déborah François), una pareja de chicos, casi unos adolescentes, que acaban de tener un bebé.

Bruno no parece darle mucha importancia al recién nacido, no tanto porque sea un hijo no deseado (nunca da indicios de que lo fuera), sino porque le da igual. Su propósito en la vida es robar para sobrevivir, con la ayuda de unos chicos menores que él, quienes hacen el trabajo sucio pero él se lleva la mejor tajada.

Para él no hay límites morales ni sacrificios personales que no valga la pena hacer por unos billetes con los cuales salvar el día. Por eso, no tiene problemas en alquilar su departamento e irse a dormir a la calle o, más aún, en vender a su propio hijo. ¿Se da cuenta de lo que está haciendo? ¿Le resulta inhumano o inmoral llegar a ese extremo? Bruno no lo verbaliza, pero uno puede sacar sus propias conclusiones mientras observa pacientemente cómo él pretende resolver sus problemas.

Escrita y dirigida por los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne, El Niño ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes 2005, además de otros reconocimientos en festivales europeos. Es el tipo de película que mucha gente podría considerar “lenta”, debido a que muchas escenas son largas y no ofrecen un diálogo constante. Pero en cambio, nos ofrecen detalles que construyen una imagen más completa y realista de los personajes. Tal vez no hablan mucho, pero pueden estar gritando con la mirada.

La opción de los directores es presentar una historia cruda sin rodearla de adornos melodramáticos, ni siquiera cuenta con una banda sonora que nos indique cuándo emocionarnos. Por momentos, parecemos asistir a un documental sobre padres adolescentes, pero sin la narración en off. La cámara sigue a Bruno por su recorrido y búsqueda de sacar dinero de donde sea y como sea, pero no lo juzga.

El guión no pretende servir de manual de autoayuda sobre cómo ser mejores personas a pesar de las circunstancias adversas. Tampoco es una apología del crimen. Es una mirada atenta al universo marginal en la que este personaje inmaduro y despreocupado intenta simplemente sobrevivir.

Aunque el foco está puesto principalmente en Bruno, hubiera sido interesante conocer más a Sonia y a la mamá de Bruno, quien aparece sólo en una escena. Si bien es cierto que podemos estar mal acostumbrados a un ritmo mucho más ágil en el que ocurren demasiadas cosas en una misma escena, vale la pena darle una oportunidad a esta cinta poco convencional que nos plantea interrogantes sobre nuestros propios límites.

Título original: L´Enfant
País y Año: Bélgica, Francia 2005
Director: Jean-Pierre y Luc Dardenne
Actores: Jérémie Renier, Déborah François
Calificación: *** 1/2

5 ene. 2007

Las 10 del ´06

Escoger una lista con lo mejor del año es una tarea tan arbitraria como divertida. El 2006 trajo a la cartelera limeña un buen número de estrenos valiosos que lograron imponerse frente al gran grupo de sospechosos comunes que cada semana aterrizan en los multicines: desde el enésimo remake de una cinta de terror japonesa hasta la quinta secuela de una saga de acción, pasando por la vigésima película de animación sobre animales.

A pesar que algunos títulos recogidos en esta lista ciertamente fueron estrenados en su país de origen el 2005, he considerado todas las películas que se estrenaron en 2006 en Lima. Las 10 películas que más me impactaron y que gozan de muchos atributos cinematográficos son:

1. Volver: La vuelta de Almodóvar fue por todo lo alto y consiguió nuevamente retratar el universo femenino en clave de comedia y de tragedia, con una gran melancolía, colores brillantes y actuaciones brillantes de todo el elenco.

2. Brokeback Mountain: Vista sin prejuicios, esta historia está salpicada de metáforas y sutilezas que Ang Lee supo llevar con gran maestría a la pantalla.

3. Munich: El poderoso relato de cómo el gobierno israelí decidió buscar venganza por el asesinato de 11 atletas en las Olimpiadas de 1972 plantea interesantes enfoques sobre la espiral de violencia que envuelve a israelíes y palestinos.

4. Vuelo 93 (United 93): Sin caer en el patrioterismo y sin demonizar a los terroristas, esta cinta supo crear una atmósfera asfixiante al documentar el trágico destino de uno de los cuatro aviones secuestrados el 11 de setiembre de 2001.

5. Los Infiltrados (The Departed): La película más taquillera en la carrera de Scorsese es una mirada a los borrosos límites entre la autoridad y el crimen.

6. Match Point: Woody Allen aporta una perspectiva cínica sobre los extremos a los que puede llevar la ambición desmedida y la obsesión descontrolada.

7. Buenas noches y buena suerte (Good Night and Good Luck.): George Clooney dirige, escribe el guión y actúa en esta cinta sobre la batalla del periodista Edward R. Murrow por defender la libertad de expresión.

8. Una historia violenta (A History of Violence): Interesante reflexión sobre la violencia del ser humano, de cómo este puede volverse una bestia salvaje o llegar al extremo de matar a otra persona para sobrevivir.

9. Flores rotas (Broken Flowers): Divertida road movie de humor negro sobre la vuelta a los amores y personajes del pasado como una forma de encontrarse a sí mismo en el presente.

10. El jardinero fiel (The Constant Gardener): Provocador relato sobre la corrupción en la industria farmacéutica y cómo un romance se construye y destruye en medio del destape de verdades incómodas.

Merecen una mención honrosa otros títulos provenientes de lugares tan diferentes como Perú, Francia y Palestina que también lograron muy buenos resultados, ya sea por un guión envolvente o actuaciones memorables: Capote, Paraíso Ahora (Paradise Now), Madeinusa, Orgullo y Prejuicio (Pride & Prejudice), Mrs. Henderson Presents, Gracias por Fumar (Thank You for Smoking), El Niño (L´Enfant), Oliver Twist, Vida en pareja (5x2), Happy Feet, etc.

En contraparte, aunque traté de evitar muchos títulos de dudosa reputación, terminé cayendo en las garras de espectáculos lamentables y verdaderas torturas, comedias que provocaban terror y películas de terror que involuntariamente provocaban risa. Las 5 peores experiencias cinematográficas que tuve son: Terror en Silent Hill (Silent Hill), Scary Movie 4, La Profecía (The Omen), La Oscuridad (The Dark) y La Pantera Rosa (The Pink Panther). Es preocupante la crisis en la que ha caído el género del terror, que desde hace largo tiempo viene brindando decepción tras decepción. Que el 2007 nos traiga más y mejores películas.