20 feb. 2007

Miedo al "otro"

“Si quieres que te entiendan… escucha” es el slogan promocional de Babel. La ambiciosa propuesta de Alejandro González Iñárritu une cuatro historias a través de un evento detonante: una turista americana (Cate Blanchett) recibe un disparo mientras viaja en un bus turístico en Marruecos. Las consecuencias impactarán la vida de la niñera mexicana que cuida a sus hijos, de una familia de campesinos marroquíes, y de una chica japonesa sordomuda.

Después del éxito que tuvo con sus dos primeras películas, Amores perros y 21 gramos, González Iñárritu ofrece la tercera y última parte de su trilogía sobre historias paralelas que permiten relacionar a diversos personajes a través de las más amargas tragedias pero también del amor. El guionista Guillermo Arriaga (quien dicho sea de paso ha declarado que no piensa volver a trabajar con Iñárritu por lo menos en una década) nuevamente coloca a sus personajes frente a situaciones devastadoras que pondrán a prueba su supervivencia y, más importante aún, los lazos familiares.

La distancia, ya sea marcada por la lejanía física o por la falta de comunicación, se convierte en un obstáculo más en estas crisis que demuestran que las relaciones entre padres e hijos están hechas a prueba de fatalidad.

La forma cómo Babel retrata la incomunicación, la incomprensión, la desesperación y la búsqueda de aceptación que caracterizan las relaciones entre seres humanos, se presenta de forma desgarradora y conmovedora. Todos los personajes emprenden viajes de los que probablemente no todos regresarán, y en apenas pocas horas su existencia cobra nuevo sentido.

Cate Blanchett y Brad Pitt logran actuaciones sólidas y convincentes como la pareja al filo de la muerte lejos de sus hijos y de su país. Pero las actrices que se roban la película son la mexicana Adriana Barraza, en el papel de la nana que se lleva a los niños que tiene a su cargo al matrimonio de su hijo en México pero sin permiso de sus padres; y Rinko Kikuchi, la joven japonesa que busca desesperadamente cariño y aceptación, mientras enfrenta la repentina muerte de su madre.

Babel comenzó su trayecto por festivales y premiaciones ganando el premio al mejor director en el Festival de Cannes en mayo del año pasado, luego se llevó el Globo de Oro a mejor película de drama y ahora compite por 7 Oscar: mejor película, mejor director (González Iñárritu), mejor guión original (Arriaga), mejor actriz de reparto (tanto Barraza como Kikuchi), mejor edición y mejor partitura original. La partitura es obra de Gustavo Santaolalla, quien ganó el Oscar en esta misma categoría el año pasado por Brokeback Mountain.

Una empresa tan ambiciosa como ésta ha generado el rechazo de ciertos críticos, quienes la encuentran pretenciosa y forzada. Sin ser perfecta, Babel comunica un mensaje importante y actual sobre seres humanos que comparten nuestro mismo planeta y cuya realidad a veces preferimos ignorar. Pero una vez que superamos el miedo al “otro” tan distinto de nosotros, podemos encontrar reconfortantes coincidencias.

Título original: Babel
Director: Alejandro González Iñárritu
País y año: Estados Unidos, México 2006
Actores: Brad Pitt, Cate Blanchett, Adriana Barraza, Gael García Bernal, Rinko Kikuchi
Calificación: **** 1/2

7 feb. 2007

Por mi gran culpa

Una imagen puede estremecernos e impactarnos de mil formas, logrando una conexión con una parte importante de nuestras vidas. También puede confundirnos, llevarnos del miedo al pánico total. En Escondido (Caché) asistimos a un desfile de imágenes que tanto los protagonistas como los espectadores vamos descubriendo primero con curiosidad y luego, cada vez con más desconcierto.

Georges Laurent (Daniel Auteuil) trabaja como presentador en un programa televisivo sobre literatura. La tranquilidad familiar se quiebra cuando empiezan a enviarle videos en los que se ve la fachada de su casa y los momentos en los qué el y su familia entran o salen. Luego, los videos van cambiando a otros escenarios y llegan acompañados de macabros dibujos en los que se ve una criatura y manchas de sangre.

Georges y su esposa Anne (Juliette Binoche) intentan seguir con su vida normal, pero el temor de ser acosados, observados y amenazados por alguna mente retorcida los vuelve paranoicos cada vez que suena el timbre o el teléfono. Georges empieza a recordar episodios de su vida que creía ya olvidados, pero quien sea que lo esté torturando con esas imágenes no quiere que él olvide eso.

El director Michael Haneke (La Profesora de Piano) no pretende que el espectador juegue al detective, quienes esperan un thriller convencional donde todo es explicado en las últimas escenas a través de giros que nos revelan al criminal inesperado, se llevarán una gran decepción. Más importante aún, Escondido nos presenta a un personaje paralizado por el temor de esta amenaza que ha irrumpido en su vida y cómo él se niega a aceptar que puede ser culpable de algo que pasó hace tanto tiempo. ¿Cree realmente que no es culpable o cree que escondiendo su culpa podrá vivir más tranquilo?

Los terribles recuerdos de Georges, que llegan a manera de flashbacks, son escenas brillantes, que van del terror más escalofriante al drama más desgarrador. De igual modo, el encuadre final desconcierta por su ambigüedad pero al mismo tiempo invita a adivinar muchas causas y consecuencias de las pesadillas que ya terminaron o de las que podrían regresar. Quizás Haneke pretende decirnos que podemos esconder la culpa, pero al menor descuido, podría destaparse y recordarnos que sigue allí, esperándonos.

Título original: Caché
País y Año: Francia, Austria 2005
Director: Michael Haneke
Actores: Daniel Auteuil, Juliette Binoche, Maurice Bénichou
Calificación: **** 1/2