26 jun. 2007

Las otras víctimas de un asesino

A pesar de tener pocos títulos en su filmografía, David Fincher es considerado por muchos cinéfilos como un director de culto, en especial gracias al emblemático thriller Seven. Ahora nos trae Zodiaco, otra historia sobre un asesino en serie, pero el contexto, los personajes y los desenlaces tienen varias diferencias.

En la década de 1960, varios crímenes escalofriantes alertaron a la población de San Francisco. El autor se hacía llamar Zodiaco y, dando muestras de una gran necesidad por llamar la atención, mandaba mensajes cifrados a la prensa, que incluían amenazas de muerte. Periodistas y policías se lanzaron a la tarea de identificar y atrapar al asesino.

Hasta allí, la sinopsis suena como la de cualquier thriller policial en la que el espectador asume la labor de detective que ata cabos y descifra las motivaciones del asesino. Pero Zodiaco no es una típica cinta de género; por el contrario, logra desconcertar a varios niveles: la identidad del asesino es una incógnita difícil de despejar, los hechos se alargan por décadas, cuando seguimos una pista que nos ayude a resolver el misterio algo refuta esa teoría y volvemos a cero.

Zodiaco reta al espectador a que asuma un punto de vista más bien crítico sobre la forma en que la prensa, la policía y toda una ciudad reaccionan frente a un asesino que siembra el miedo y la paranoia hasta llegar a convertirse en un problema social.

Tanto el caricaturista Robert Graysmith (Jake Gyllenhaal), como el detective David Toschi (Mark Ruffalo) y el periodista Paul Avery (Robert Downey Jr.) son las “otras” víctimas del asesino, no porque él pretenda matarlos, sino porque ellos pretenden resolver el misterio y se frustran al no conseguir resultado alguno. Es muy interesante el enfoque de la destrucción e impotencia que esto produce en ellos, cómo su vidas cambian y se vuelven grises.

Las actuaciones de los tres protagonistas son muy convincentes, pero es Robert Downey Jr. quien destaca más dando vida a un cínico y alcohólico periodista en decadencia.

El manejo del suspenso es realmente sobresaliente. Cada vez que aparece el asesino y conversa con sus víctimas sin que podamos verle la cara, o en aquella escena de antología en la que Robert Graysmith conversa con un sospechoso en un sótano, nuestra respiración se detiene mientras tememos lo peor.

Tal como ocurrió con Escondido, Zodiaco es una cinta bastante peculiar que deja interesantes preguntas abiertas flotando en el aire y que demuestra el gran poder que tiene un criminal anónimo sobre aquellas víctimas a las que arrincona, aterroriza y minimiza. El miedo es un arma poderosa.

Título original: Zodiac
País y Año: Estados Unidos, 2007
Director: David Fincher
Actores: Jake Gyllenhaal, Mark Ruffalo, Anthony Edwards, Robert Downey Jr., Chloë Sevigny
Calificación: ****

16 jun. 2007

Memorias de una emperatriz

El cine nos ha regalado memorables familias disfuncionales, desde Belleza Americana hasta Little Miss Sunshine. Pero esas familias, tan cotidianas y hasta hilarantes, poco tienen que ver con los secretos y conspiraciones que habitan el gigantesco palacio de los emperadores chinos en La Maldición de la Flor Dorada.

Durante la Dinastía Tang, el emperador (Chow Yun-Fat) regresa con su hijo, el Príncipe Jai (Chou Jay), al palacio imperial después de un largo viaje. La emperatriz (Gong Li) está obsesionada con bordar unos crisantemos dorados como preparativos para un festival muy importante que se aproxima, pero su salud ha venido decayendo de forma repentina. Ella está molesta por la indiferencia del Príncipe Wan (Liu Ye), su hijastro, quien antes fue su amante, pero ahora tiene un romance con una sirvienta.

No sólo esta familia maneja agendas secretas. La familia del médico del emperador también tiene sus propios conflictos, los que al chocar con los de la familia real, producirán el estallido de sangrientos enfrentamientos. Lo cual nos conduce a la marca registrada del director Zhang Yimou (Héroe, La Casa de los Cuchillos Voladores): espectaculares despliegues de artes marciales filmados con elegancia y grandeza.

Mientras la historia avanza y vamos resolviendo el rompecabezas, la tensión crece hasta que los personajes entran en estados que no sabemos juzgar como locura temporal o arranques de histeria, lo que hace más intensos sus enfrentamientos. Al final, nos queda la sensación de estar viendo una tragedia de Shakespeare en la que la muerte es la solución más solemne a los conflictos y uno tiene que matar para sobrevivir.

Los papeles de los emperadores recaen en dos actores bastante experimentados. A Chow Yun-Fat lo recordamos por su participación en Ana y el Rey, El Tigre y el Dragón y más recientemente Piratas del Caribe: En el fin del mundo, lo cual habla muy bien de su versatilidad. Gong Li, quien le diera vida a Hatsumomo en Memorias de una geisha, aquí es la principal atracción del reparto y logra concentrar la atención en cada encuadre cuando domina la situación con su porte desafiante.

Los impresionantes vestuarios dorados y armaduras plateadas lucen como auténticas obras de arte. La fotografía también tiene sus puntos altos en encuadres de colores fuertes, gran expresividad y movimientos coreografiados, como cuando la sangre salpica los crisantemos en el campo de batalla o cuando la bebida vuela en cámara lenta en la escena final. Dos momentos notables cargados de belleza y contrastes.

Título Original:
Man cheng jin dai huang jin jia
País y Año: Hong Kong, China 2006
Director: Zhang Yimou
Actores: Chow Yun-Fat, Gong Li, Chou Jay, Liu Ye
Calificación: *** 1/2

9 jun. 2007

En el fin del nudo

A partir de mayo, los multicines del mundo entero se inundan de las más grandes superproducciones que por lo general son adaptaciones de comics, videojuegos, series viejas de TV, best sellers o incluso atracciones de parques temáticos. Y por supuesto están las secuelas, que en estos meses opacan y pulverizan en materia de taquilla a cualquier otra película que tenga el atrevimiento de estrenarse en época de pesos pesados. Ir al cine en el último mes significaba optar entre la tercera parte de El Hombre Araña o la tercera entrega de Piratas del Caribe, que entre las dos, acaparaban más del 50 % de la capacidad de los multicines (si es que no más). Y pronto la fiebre de las terceras partes continúa con Shrek Tercero y Ocean´s Thirteen.

Pues bien, El Hombre Araña 3 fue una verdadera decepción por culpa de sus excesos y propia ridiculización. Piratas del Caribe: En el fin del mundo tampoco es un derroche de ingenio y novedad. En esta oportunidad, el bando de los piratas “buenos”, conformado por el Capitán Barbosa (Geoffrey Rush), Will Turner (Orlando Bloom) y Elizabeth Swann (Keira Knightley) deben rescatar del más allá al Capitán Jack Sparrow y luchar juntos contra la alianza formada por Davy Jones (Bill Nighy) y Lord Cutler Beckett (Tom Hollander).

Pero el enfrentamiento entre bandos rivales de piratas no es para nada sencillo, especialmente porque esta vez los personajes se multiplican hasta el infinito, junto con sus respectivas motivaciones, intrigas y traiciones. Entonces, llega el punto en que uno se pregunta quién está aliado con quién para traicionar a quién y qué beneficio puede tener de esa transacción que parece tan absurda.

Sin embargo, sería mezquino decir que se trata de un desastre de proporciones épicas. Hay escenas muy entretenidas y espectaculares, especialmente la de las piedras blancas que resultan ser cangrejos y la de la explosión de un barco en cámara lenta hacia el final de la película. Estas dos escenas funcionan especialmente gracias a los logrados efectos visuales que son la verdadera estrella del film (con el perdón del Capitán Jack Sparrow y sus problemas de personalidad múltiple).

Las actuaciones están a la altura de lo que se espera de un blockbuster como este: quien se disfuerza más, gana más protagonismo. Johnny Depp repite la fórmula de las entregas anteriores, inyectándole no solo irreverencia sino también un divertido delirio de persecución a su personaje. Veremos qué nuevo matiz tendrá Jack Sparrow en las próximas entregas de esta lucrativa franquicia, a estrenarse en algún día de mayo de los años venideros.

Título Original: Pirates of the Caribbean: At World's End
País y Año: Estados Unidos 2007
Director: Gore Verbinski
Actores: Johnny Depp, Orlando Bloom, Keira Knightley, Geoffrey Rush, Bill Nighy, Chow Yun-Fat
Calificación: ** 1/2