21 ene. 2009

Misterios sin disolver

Will Smith y Angelina Jolie son los reyes de la taquilla mundial y por ende, los actores mejores pagados de Hollywood. Según The Hollywood Reporter, Smith recibe 25 millones de dólares por película y Jolie cobra entre 15 y 20 millones.

Ambos buscan balancear las películas comerciales de grandes presupuestos (el año pasado él hizo Hancock; ella filmó Wanted y prestó su voz para Kung Fu Panda) con dramas que los posicionen como actores “serios”. Justamente ahora tenemos en cartelera dos dramas con fuertes dosis de misterio y tragedia protagonizados por estos dos monstruos de la taquilla.

En busca de la santidad

Will Smith se vuelve a poner bajo las órdenes del director italiano Gabriele Muccino en Siete Almas (Seven Pounds), después de su colaboración en En Busca de la Felicidad, película por la cual lo nominaron al Oscar a mejor actor. Aquí interpreta a Ben Thomas, un hombre agobiado por sus remordimientos que se acerca a perfectos desconocidos con el pretexto inicial de que viene a corroborar si están pagando sus impuestos y va entablando con ellos una extraña relación que le permita identificar si ellos son las personas indicadas para recibir su ayuda.

¿Qué tipo de ayuda quiere darles? ¿Por qué escogió a estas personas? ¿De qué errores del pasado se arrepiente Ben? Todas estas preguntas flotan en el aire por más de hora y media de película, mientras los espectadores vamos tratando de encontrar algún atisbo de lógica o una explicación para los actos incomprensibles de Ben. Hasta que finalmente el rompecabezas de tragedias personales se arma ante nuestros ojos soltando sollozos y lágrimas.

Will Smith por lo general construye personajes carismáticos o que, por lo menos, nos ofrecen algo cotidiano con lo cual identificarnos, pero aquí su personaje es tan hermético y deprimente que nos cuesta conmovernos con la tragedia revelada en el final, aunque las escenas románticas que tiene con Emily (Rosario Dawson) aumentan ligeramente el interés de esta cinta que por lo demás, tiene una estructura narrativa deliberadamente caótica y desordenada.

Tampoco ayuda que Ben Thomas sea representado como una persona tan sacrificada y desprendida que uno se pregunta si no estamos viendo la biografía de un santo. A esto hay que sumarle una lamentable escena final que pretende causar conmoción a costa del llanto incontrolable de Emily, una chica que sufre de una enfermedad al corazón, pero que también es víctima de un guión manipulador.

Título original: Seven pounds
País y año: Estados Unidos 2008
Director: Gabriele Muccino
Actores: Will Smith, Rosario Dawson, Woody Harrelson, Barry Pepper, Michael Ealy, entre otros
Calificación: **


Frutos de la corrupción

Clint Eastwood continúa regalándonos buen cine. El Sustituto (Changeling) es un film basado en la verdadera historia de Christine Collins (Angelina Jolie), una mujer que en la década de 1920 sufrió la desaparición de su único hijo y que se enfrentó a la policía de Los Angeles cuando ellos le devolvieron un niño que no era el suyo.

Lo que comienza como un caso policial luego va incorporando reveladores datos sobre un corrupto sistema de poder con tantos tentáculos que es imposible escapar a él. A mitad de la película, en paralelo con la búsqueda de Christine por conocer la verdad, aparece en escena un escalofriante asesino en serie (Jason Butler Harner) que cambia el tono de la historia hacia el terror y el suspenso.

Eastwood es un excelente director de actores y logra exprimirlos de tal forma que desaparecen por completo en sus personajes. Lo logró con Sean Penn y Tim Robbins en Río Místico, con Hilary Sawnk y Morgan Freeman en Million Dollar Baby y en El Sustituto le devuelve a Angelina Jolie la credibilidad como actriz. Su desesperación, angustia y dolor son palpables, su fuerza es inquebrantable a pesar de lo ultrajes que recibe. Jolie logra una actuación notable en términos generales, a pesar de mínimos excesos cuando grita y patalea.

El resto del reparto también está formidable, en especial John Malkovich, como el Reverendo Gustav Briegleb y Amy Ryan, como la prostituta Carol Dexter, quienes se convierten en aliados de Christine. Sin llegar al nivel de otras obras maestras de Eastwood, El Sustituto de todas maneras es un nuevo triunfo en su filmografía y una confirmación de que a sus 78 años, sigue vigente como ícono de la historia del cine.

Título original: Changeling
País y Año: Estados Unidos, 2008
Director: Clint Eastwood
Actores: Angelina Jolie, John Malkovich, Jeffrey Donovan, Jason Butler Harner, Amy Ryan, entre otros.
Calificación: ****

9 ene. 2009

Balance de 2008: El año del petróleo

A pesar de que en el año que acaba de terminar los multicines continuaron saturados por las mismas superproducciones de Hollywood en todas las salas, algunos de esos tanques trajeron entretenimiento de calidad y también hubo algunos descubrimientos interesantes en el cine independiente y el que llega de otros rincones del mundo. Muchas de las películas nominadas al Oscar del año pasado llegaron entre enero y febrero, pero otras todavía siguen sin estrenarse (como The Diving Bell and the Butterfly, The Savages, Into the Wild, I´m not There, por mencionar sólo algunas).

Mi top 10 de mejores estrenos del año está compuesto por algunas películas que fueron estrenadas en su país de origen en 2007 y otras en 2008. Por diversos motivos, estas películas se quedarán grabadas en mi memoria por un buen tiempo:

1. Petróleo Sangriento (There Will Be Blood). Paul Thomas Anderson dirige a Daniel Day-Lewis en un retrato fascinante sobre la codicia. Cuando la ambición y la falta de escrúpulos se chocan con la muralla del fanatismo religioso, las consecuencias sólo pueden ser catastróficas.


2. Expiación (Atonement). La mentira de una niña con afanes de escritora trastoca para siempre la relación de dos amantes en medio de la Segunda Guerra Mundial y nos desarma por completo con un final inesperadamente desolador.


3. Sin lugar para los débiles (No Country for Old Men). Los hermanos Joel e Ethan Coen orquestan una brutal pesadilla dominada por la violencia imparable de Anton Chigurh (un villano de antología) y sus efectos en la vida de dos hombres con valores morales opuestos.


4. Australia. Una cinta épica salpicada de humor, romance, acción, melodrama y conflicto bélico filmado con un estilo visual desbordante en sensualidad y con reminiscencias de la época dorada de Hollywood.


5. Leonera. El cine argentino continúa su buena racha con esta conmovedora historia de una mujer que tiene que lidiar con la maternidad en el entorno más contaminado posible: la cárcel.

6. El Barbero Demoniaco (Sweeney Todd). Tim Burton filma con su peculiar estilo este musical oscuro y trágico sobre un barbero que busca venganza. Con canciones agridulces y estilizados decorados góticos, Burton construye una atmósfera inolvidable.


7. Ceguera (Blindness). El brasileño Fernando Meirelles narra una epidemia de ceguera en la que los enfermos son confinados a campos de concentración donde algunos descienden a los niveles más bajos de la miseria humana y otros encuentran la manera de sobrevivir luchando en conjunto.


8. Batman: El Caballero de la Noche (The Dark Knight). El mayor acontecimiento cinematográfico del año, que estuvo cerca de destronar a Titanic como la película más taquillera de todos los tiempos, es un brillante estudio del mal más irracional y de la desesperanza en un mundo sin reglas.

9. Wall E. Lo más reciente de Disney/Pixar es una cinta de animación, ciencia ficción y amor platónico entre robots, que rinde homenaje tanto al cine de Charles Chaplin como a los musicales clásicos y al mismo tiempo lanza agudas críticas a los vicios de la egocéntrica sociedad de consumo.

10. Promesas peligrosas (Eastern Promises). El canadiense David Cronenberg nos introduce en los laberintos de la mafia rusa, en sus códigos expresados a través de tatuajes y otras marcas imposibles de borrar.

Si bien es cierto que el drama es el género mayoritario en este listado, quisiera mencionar lo más destacado en otros géneros. Las mejores comedias me parecieron Juno, Quémese después de leerse (Burn after reading) y Una guerra de película (Tropic Thunder). El cine de animación destacó, además de Wall E, con la nueva versión de El Extraño Mundo de Jack en 3D (The Nightmare Before Christmas). En los musicales, si bien Sweeney Todd fue oscuro y sangriento, Mamma Mia! fue el otro extremo: una inofensiva y despreocupada celebración de la música pop. Y en el género del terror, la española El Orfanato destacó con una historia aterradora.

Aunque no es lo único que hace memorable una película, hay actores que estremecen, emocionan, asustan, divierten y se ganan un lugar de honor entre los grandes. Las 10 actuaciones más sobresalientes del año que pasó fueron:

1. Daniel Day-Lewis, Petróleo Sangriento
2. Marion Cotillard, La Vie en Rose
3. Javier Bardem, Sin lugar para los débiles
4. Heath Ledger, Batman: El Caballero de la Noche
5. Julie Christie, Lejos de ella (Away from Her)
6. Viggo Mortensen, Promesas Peligrosas
7. Tilda Swinton, Michael Clayton
8. Martina Gusman, Leonera
9. Nicole Kidman, Australia
10. James McAvoy, Expiación

Cerrando el recuento, lo más lamentable que pude ver en cine fue En el punto de mira (Vantage Point), una mediocre recreación de un atentado al presidente de Estados Unidos desde ocho puntos de vista, todos los cuales están plagados de inconsistencias, clichés y absurdas confusiones de islámicos con latinos. A pesar de bodrios como éste, el 2008 fue un año en el que algunos buenos estrenos brotaron como petróleo en medio de una tierra que antes había estado muy árida.