22 feb. 2010

Próxima parada: Incertidumbre

En épocas de caos, uno tiene que ser creativo y convincente para encontrar soluciones prácticas con pocos recursos. Dos cintas recientemente nominadas al Oscar muestran mundos fracturados, sociedades resentidas y rutas de escape inesperadas.

El carisma en tiempos de crisis

Amor sin escalas (inadecuado título en español para Up in the air) le toma el pulso a la sociedad americana de hoy, golpeada por la crisis económica, pero también por otras crisis igualmente deprimentes: la de la mediana edad y las afectivas. Todas estas situaciones inciertas son paraderos obligados en un mundo individualista en el que todo ocurre demasiado rápido y no hay tiempo de reponerse antes de que llegue la siguiente turbulencia.

Ryan Bingham (George Clooney) se gana la vida como consultor de una compañía que lo manda por todos los Estados Unidos despidiendo gente, pero ofreciéndoles un paquete de beneficios para que la experiencia sea menos traumática. Natalie Keener (Anna Kendrick) es una sabelotodo ambiciosa recién egresada de la universidad que idea una estrategia para ahorrar tiempo y dinero a la compañía: despedir a los trabajadores por videoconferencia. El jefe de ambos los manda juntos de viaje para que Bingham sea su mentor y le enseñe cómo funciona el negocio.

Bingham tiene muchos parecidos con el personaje público que George Clooney expone en entrevistas y alfombras rojas: es un soltero empedernido que le huye al compromiso y que se vale de su carisma para vender discursos irrefutables. Pero la gran actuación de Clooney es mucho más que un reflejo de sí mismo: la aparente desconexión de relaciones humanas duraderas y significativas de Ryan esconde un miedo a encariñarse demasiado con alguien que lo traicione. Sus compañeras de reparto también están excelentes: Kendrick se luce como la niña inexperta que cree tenerlo todo planeado y Vera Farmiga seduce en el papel de Alex, una amante ocasional de Ryan.

Amor sin escalas tiene 6 nominaciones al Oscar: mejor película, director, actor (Clooney), actriz de reparto (Anna Kendrick y Vera Farmiga) y guión adaptado. Se trata de la película más lograda del director Jason Reitman (Gracias por fumar y Juno), porque captura con humor negro, nostalgia y cotidianeidad el abandono en que quedan los seres humanos al ser despedidos por su empresa o su pareja, pero también nos invita a cuestionar qué ideales, personas y sentimientos queremos llevar en la maleta cuando nos animamos a viajar a un destino lejano.

Título original: Up in the air
País y año: Estados Unidos 2009
Director: Jason Reitman
Actores: George Clooney, Anna Kendrick, Vera Farmiga, Jason Bateman, Amy Morton, Melanie Lynskey, J. K. Simmons, entre otros.
Calificación: ****

El juego y la política

Invictus es una crónica del período en que Nelson Mandela toma la presidencia de Sudáfrica y encuentra un país profundamente dividido, herido por una profunda desconfianza entre blancos y negros, producto del apartheid. Su estrategia para unir a la nación incluye, entre otras armas creativas, encargarle a la selección de rugby que gane el campeonato mundial.

Morgan Freeman interpreta a Mandela con serenidad, liderazgo y un dominio total del lenguaje corporal y del entorno. Su notable actuación, merecidamente nominada al Oscar, le hace justicia a un personaje tan emblemático a partir de gestos de humildad, de complicidad con sus colaboradores y del marcado contraste entre su amor a los sudafricanos y sus propios problemas familiares.

Matt Damon es Francois Pienaar, el capitán de la selección nacional de rugby, quien lleva sobre los hombres el enorme desafío de remontar la actuación inicialmente mediocre de su equipo. Damon cumple su papel de manera eficiente, con la concentración justa y necesaria, pero su nominación al Oscar como mejor actor de reparto resulta un poco exagerada.

Clint Eastwood ha dirigido muchas obras notables en la década pasada, desde Río Místico hasta Gran Torino. La mayoría de sus películas suelen tener un ambiente sombrío y tenso, sus personajes se enfrentan a pesadas derrotas o inexplicables tragedias. Esta vez ha cambiado el tono para confeccionar una cinta optimista, cálida e inspiradora, de esas que hacen sentir bien al espectador. El resultado, emocionante a pesar de que sigue una trayectoria predecible, resulta mejor que el promedio de cintas inspiracionales hechas para el consumo masivo, pero tampoco se coloca en la galería de clásicos del gran Clint.

Título original: Invictus
País y año: Estados Unidos 2009
Director: Clint Eastwood
Actores: Morgan Freeman, Matt Damon, Tony Kgoroge, Adjoa Andoh, Patrick Lyster, entre otros.
Calificación: *** 1/2

9 feb. 2010

La dicha láctea

Las foráneas

Las profecías se cumplieron: La Teta Asustada se ha convertido en la primera película peruana nominada al Oscar a mejor film en idioma extranjero. Su triunfo en el Festival de Berlín, hace exactamente un año, nos hizo soñar con esa posibilidad de llegar a la premiación más famosa del mundo del cine y ahora es un hecho palpable.

La Cinta Blanca
Como adelanté en un post de octubre, sus principales competidoras son la alemana La Cinta Blanca y la francesa Un Profeta, ambas ganadoras en el último Festival de Cannes. Por lo general, el cine europeo es el que suele ganar en esta categoría, pero cada año vemos cómo los supuestos favoritos son derrotados por filmes más pequeños. Recordemos el año pasado cómo la japonesa Okuribito (Departures) derrotó a las más prestigiosas Entre les murs (Francia) y Waltz with Bashir (Israel).

El Secreto de sus Ojos

Es la primera vez que dos películas latinoamericanas compiten en esta categoría. Nos acompaña en la terna Argentina con El Secreto de sus Ojos, cinta que viene precedida de muy buenas críticas y cuyo estilo clásico la hace amigable a la Academia. Su director también consiguió hace 9 años la nominación con la comedia El Hijo de la Novia.

La israelí Ajami también cuenta con posibilidades: ganó la Cámara de Oro en el Festival de Cannes por ser la mejor ópera prima, tiene una estructura narrativa con historias paralelas que muestra las relaciones entre árabes y judíos, y además, le favorece el hecho de que la Academia de Hollywood está compuesta por un importante bloque de votantes judíos.

A estas alturas, cualquiera de las 5 candidatas puede ganar. Eso, a diferencia de otras categorías tan predecibles, hace de ésta una carrera más emocionante.

Las diez elegidas

En un afán de subir los niveles de rating de su entrega de premios televisada, la Academia decidió ampliar este año las nominadas a mejor película de 5 a 10. La discutible medida ha hecho que tengamos un grupo variado con opciones más populistas: Amor sin escalas, Avatar, Bastardos sin Gloria, The Blind Side, An Education, The Hurt Locker, Precious, Sector 9, A Serious Man y Up.

Las dos favoritas para ganar el premio a mejor película son Avatar y The Hurt Locker. Ambas parten con nueve nominaciones en total y son cintas marcadas por fuertes dosis de acción, una en un mundo de fantasía poblado por seres azules y la otra en un escuadrón de desactivación de explosivos en Iraq.

James Cameron y Kathryn Bigelow

En la categoría de mejor director los principales competidores son los ex esposos James Cameron (Avatar) y Kathryn Bigelow (The Hurt Locker), quienes se han deseado públicamente mucha suerte el uno al otro (¡sí, como no!). Bigelow ha ganado más galardones hasta el momento (incluyendo el premio del Sindicato de Directores) y muchos vaticinan que será la primera mujer en ganar el Oscar a mejor director. Sin embargo, su película no ha recaudado los mismos trillones de dólares que Avatar, lo cual lamentablemente juega en su contra ya que muchos votantes suelen inclinarse por la más taquillera.

Los actores

Jeff Bridges en Crazy Heart


No hubo mayores sopresas en la lista de actores y actrices nominados. El favorito para ganar el Oscar a mejor actor es Jeff Bridges por su papel de cantante de country en decadencia en Crazy Heart y si acaso tiene alguna competencia podría ser George Clooney por Amor sin escalas (Up in the air). Morgan Freeman (Invictus), Colin Firth (A Single Man) y Jeremy Renner (The Hurt Locker) tienen menos posibilidades.

Meryl Streep en Julie & Julia

En la categoría de mejor actriz, hay una competencia feroz entre dos populares reinas de la taquilla. Meryl Streep ha conseguido su decimosexta nominación (un record histórico) gracias a Julie & Julia y podría ganar su tercer Oscar después de 27 años de haber obtenido el último. Sin embargo, podría ser derrotada por la mismísima Miss Simpatía: Sandra Bullock, quien con la cinta de corte inspiracional The Blind Side se ha llevado el Critics Choice Award, Golden Globe y SAG Award a mejor actriz. Las otras nominadas son Helen Mirren (The Last Station) y las revelaciones Carey Mulligan (An Education) y Gabourey Sidibe (Precious).

Queda menos de un mes para la ceremonia del 7 de marzo y decenas de películas por ver. Que las distribuidoras se apiaden de nosotros y la buena leche acompañe a nuestra candidata peruana.