16 jul. 2011

Las estaciones de la depresión

Normalmente sólo comento películas que están en la cartelera, pero como en las últimas semanas ésta no ofrece nada interesante, voy a escribir sobre una pequeña joya que vi en DVD y que es una de las mejores cintas que NO se han estrenado este año en nuestras salas de cine.

Another year es la crónica de un año entero en la vida de una pareja de esposos sexagenarios, Tom (Jim Broadbent) y Gerri (Ruth Sheen). A lo largo de las cuatro estaciones del año, este matrimonio feliz recibe la visita de familiares, amigos y compañeros de trabajo que sufren de depresión, tristeza o infelicidad.

El único hijo de la pareja es Joe, un hombre de treinta y pocos años que ve con envidia y melancolía cómo la mayoría de sus amigos ya se han casado, mientras él sigue soltero. Gerri trabaja como terapeuta y una de sus pacientes tiene una severa depresión, pero no quiere afrontar la situación. El hermano de Tom acaba de enviudar y su silencio evidencia un fuerte impacto emocional.

Sin embargo, el personaje más destacado es Mary (Lesley Manville), una compañera de Gerri que está divorciada y se siente sola, por lo que busca afecto desesperadamente, así sea en las personas equivocadas. Los cambios de ánimo de Mary funcionan como una metáfora de las estaciones del año: muta del cálido entusiasmo del verano a la fría depresión del invierno, pasando por los vientos de la melancolía en el otoño.

La actuación de Lesley Manville es sencillamente extraordinaria. A pesar de que su personaje comienza siendo irritante, luego compartimos su terrible sensación de soledad y carencia. La escena final, con la cámara pendiente de ella en todo momento, resulta devastadora.

El director y guionista británico Mike Leigh es especialista en retratar las relaciones humanas de manera aparentemente sencilla, pero con un fuerte trasfondo emocional. Sus diálogos cotidianos y sembrados de inesperado humor negro, así como la descripción de situaciones incómodas parecen extraídos de algún episodio de nuestras propias vidas. De hecho, sus guiones han sido nominados al Oscar en cinco oportunidades, incluyendo Another year.

En su maravillosa cinta previa, La felicidad trae suerte (Happy-Go-Lucky), Leigh mostró el optimismo desbordante de una mujer en un entorno de gente egoísta y hostil. En Another year, en cambio, expone todo lo contrario: el pesimismo de algunos personajes que se sienten estancados en una vida gris y el contraste con la felicidad inalcanzable que los rodea.

Otro tema que aborda Leigh en esta película es el inexorable paso del tiempo y cómo la llegada de nuevas etapas nos produce desconcierto y ganas de aferrarnos al pasado. Pero como demuestra el matrimonio de Gerri y Tom que viven sus años otoñales, cada estación de nuestra existencia merece ser disfrutada y compartida, más aún cuando llega el invierno y congela los ánimos.

Título original: Another year
País y año: Reino Unido 2010
Director: Mike Leigh
Actores: Jim Broadbent, Ruth Sheen, Lesley Manville, Imelda Staunton, Oliver Maltman, Karina Fernández, David Bradley, entre otros.
Calificación: **** 1/2

7 jul. 2011

Terror surreal

La casa muda es una película uruguaya que se promociona como “terror real en tiempo real”, porque según sus realizadores ha sido filmada en una sola toma, sin cortes de edición. Más allá de la discutible veracidad de esa afirmación, la cinta genera interés por otros motivos.

Laura (Florencia Colucci) y su padre Wilson (Gustavo Alonso) son contratados para refaccionar una vieja casa de campo, cuyo dueño (Abel Tripaldi) planea poner a la venta. La indicación es que pasen la noche en el primer piso de la vivienda y que comiencen los trabajos a la mañana siguiente. Al oír unos ruidos extraños que provienen de arriba, Laura se angustia y despierta a su padre, quien sube a ver qué ocurre.

A partir de entonces, comenzamos a aceptar las convenciones del género de terror. Una mujer se queda sola, atrapada y desesperada en una casa que no tiene luz eléctrica y que representa una amenaza mortal. Se multiplican las señales que nos advierten sobre la presencia de un ente maligno. ¿Se tratará un asesino en serie? ¿Serán zombies, fantasmas o aliens? La duda nos persigue mientras la heroína intenta escapar con vida de la casa maldita.

El director Gustavo Hernández sabe cómo construir el suspenso y mantenerlo latente por lo menos en los dos primeros tercios de la película. La oscuridad de la casa acrecienta nuestra ansiedad y el trabajo de cámara resulta meritorio, pues con muy poca luz tienen que mostrarnos, en los momentos precisos, los elementos que van armando el rompecabezas.

Sin embargo, en el tercio final de la película un giro inesperado nos obliga a replantear todas las escenas que hemos visto hasta entonces. El cambio de timón nos sacude y confunde, hasta que intentamos interpretar las motivaciones detrás de los hechos y descubrimos que, bajo el nuevo escenario, muchos de los sucesos iniciales carecen de lógica.

Durante los créditos finales y en una escena posterior a estos, aparecen otras evidencias que guían a los espectadores con vocación de investigador o detective hacia nuevas hipótesis. Para aquellos que disfrutan del género de terror, La casa muda es una experiencia casi surreal que destaca más por su osadía y buen uso de pocos recursos, que por la (in)consistencia del guión.

Título original: La casa muda
País y año: Uruguay 2010
Director: Gustavo Hernández
Actores: Florencia Colucci, Abel Tripaldi, Gustavo Alonso y María Salazar.
Calificación: ***