27 dic. 2011

La captura de la aventura

A Steven Spielberg le encanta zambullir a los personajes de sus películas en una aventura épica, como lo demuestran las sagas de Indiana Jones y Jurassic Park. Después de un receso de 3 años, Spielberg vuelve a sentarse en la silla de director, trayendo consigo ese mismo afán de destilar adrenalina, en la cinta animada Las Aventuras de Tintín.

El film narra el encuentro de Tintín, un acucioso reportero al que le encanta resolver misterios, con el avezado capitán Haddock, quien siempre necesita una botella de whisky a su lado. Ambos buscan las pistas que les ayuden a encontrar un tesoro sumergido en las profundidades del mar, pero el villano Sr. Sakharine hará lo imposible por encontrarlo antes que ellos.

Spielberg se asoció con el productor Peter Jackson (responsable de la trilogía de El señor de los anillos) para adaptar esta historia, procedente del cómic, a la gran pantalla. La técnica que han utilizado para la animación es la captura de movimiento (motion capture), la cual permite captar, a través de sensores, cada gesto de los actores de carne y hueso para después digitalizarlos. El resultado de esta innovadora técnica es impresionante, porque la animación luce muy realista.

Quien le presta su voz y movimientos a Tintín es el actor Jamie Bell, el recordado niño bailarín de ballet de Billy Elliot. Y en el papel del capitán Haddock destaca el genial Andy Serkis, todo un veterano en la técnica de la captura de movimiento, ya que interpretó antes a Gollum en El Señor de los Anillos, a King Kong en la película del mismo nombre y al rebelde simio César en El planeta de los simios: (R)Evolución.

En un año opaco y poco estimulante para el cine de animación, Las Aventuras de Tintín se convierte en una de las cintas más rescatables del género, junto con Rango y Operación: Regalo. Estas tres cintas compiten por el Globo de Oro a mejor película animada, además de las decepcionantes Cars 2 y Gato con Botas.

Aunque el argumento de Las Aventuras de Tintín está encadenado por giros y complicaciones que aportan emoción y suspenso, el guión se vale de algunos artificios forzados o ridículos, como la inexplicable escena en la que el Capitán Haddock usa su aliento cargado de alcohol como combustible de avioneta (¡!).

Al tener a dos pesos pesados como Spielberg y Jackson compartiendo el timón, las expectativas son muy altas. Gracias a su vasta experiencia, ambos logran capturar el auténtico sentido de las clásicas cintas de aventuras, logrando involucrar al espectador en la búsqueda del tesoro. El resultado es un entretenimiento ligero y de gran calidad técnica.

Título original: The Adventures of Tintin
País y año: Estados Unidos 2011
Director: Steven Spielberg
Con las voces de: Jamie Bell, Andy Serkis, Daniel Craig, Nick Frost, Simon Pegg, Daniel Mays, entre otros.
Calificación: *** 1/2

20 dic. 2011

El ansia por beber sangre

Un estreno casi clandestino, pero justo y necesario, para contrarrestar las sosas películas de la temporada navideña, ha sido el de Rito Diabólico (también conocida como Thirst en inglés o Bakjwi en coreano). Se trata de una audaz cinta procedente de Corea del Sur, que devuelve a los vampiros a su pedestal de seres atormentados y amenazantes, a diferencia de la cándida versión para dummies que ofrece la saga de Crepúsculo.

El sacerdote Sang-hyeon (Kang-ho Song) se ofrece como voluntario para probar una nueva vacuna destinada a erradicar un virus mortal. Casi muere en el intento, pero se recupera inesperadamente gracias a la transfusión de sangre de un vampiro. Su vida no vuelve a ser la misma ahora que se enfrenta a la súbita necesidad por experimentar los placeres mundanos.

Gracias a su milagrosa recuperación, Sang-yeon es asediado por enfermos que desean ser tocados por él para sanarse. Uno de ellos es un viejo amigo que vive sobreprotegido por su madre dominante. Su esposa, Tae-ju, se convierte en el objeto de deseo de Sang-yeon.

Rito diabólico es una cinta bizarra e impactante. Su poder de conmoción no se agota en la audacia de mostrar a un sacerdote lujurioso y criminal. Lejos de glorificar sus actos, la película muestra a un personaje con un enorme conflicto interior, trastornado por su nueva naturaleza, angustiado por sus deseos, culposo de experimentar sensaciones que no debería.

El director Chan-wook Park es conocido por su “trilogía de la venganza”: Sympathy for Mr. Vengeance, Oldboy y Sympathy for Lady Vengeance. En su filmografía suele concentrarse en el miedo y el dolor, asociados a la violencia. Y como los mejores representantes del cine asiático, tiene un estilo visual impresionante. Por ejemplo, la cámara acompaña el vuelo del sacerdote por la ciudad y se arrastra por el suelo persiguiendo a una víctima que busca escapar.

A pesar de que tiene varios momentos de humor absurdo y hasta cruel, Rito diabólico termina siendo una tragedia romántica. El conmovedor desenlace es una consecuencia inevitable del destino de los seres condenados a esconderse: de sus necesidades y de sus culpas, así como de la luz amenazante.

Título original: Bakjwi
País y año: Corea del Sur, 2009
Director: Chan-wook Park
Actores: Kang-ho Song, Ok-bin Kim, Hae-sook Kim, Ha-kyun Shin, In-hwan Park, Mercedes Cabral, entre otros.
Calificación: ****