20 feb. 2012

Los dos extremos de la confianza

Billy Beane y J. Edgar Hoover son dos personajes completamente opuestos que forman parte de la historia de Estados Unidos. Mientras el primero logró una hazaña imposible confiando en un grupo de jugadores de béisbol en los que nadie creía, el segundo dirigió el FBI con mano firme y una gran desconfianza en la gente de su entorno.

Los números ganadores

Billy Beane (Brad Pitt) es el gerente general del equipo de béisbol Atléticos de Oakland, que viene pasando por una racha de derrotas. Decidido a dejar de perder, Beane contrata al joven economista Peter Brand (Jonah Hill), quien plantea un sistema estadístico para predecir el comportamiento de los jugadores.

A diferencia de otras cintas de deportes, El juego de la fortuna (Moneybal) minimiza por completo el rol del entrenador (Philip Seymour Hoffman) y centra su atención en cómo la dupla Beane – Brand logra el éxito gracias a una combinación ganadora de visión estratégica, confianza en las estadísticas y algo de intuición.

Brad Pitt destila cinismo y vehemencia en el rol de Billy Beane, ex estrella del béisbol. Refleja su propio pasado de promesa juvenil, que logra reinventarse en la madurez y conquistar nuevos logros. Por su parte, Jonah Hill se aleja de los papeles cómicos para dar vida al nerd Peter Brand. Es una actuación efectiva, aunque su nominación al Oscar como mejor actor de reparto resulta un poco excesiva.

El juego de la fortuna se inscribe en la tradición de cintas sobre perdedores que se vuelven ganadores, usando el deporte como metáfora de superación personal y redención. No es necesario ser fanático del béisbol para entender la narrativa; sólo basta contagiarse de la emoción del juego, pero sin esperar demasiadas sorpresas.

Título original: Moneyball
País y Año: Estados Unidos 2011
Director: Bennett Miller
Actores: Brad Pitt, Jonah Hill, Philip Seymour Hoffman, Robin Wright, Chris Pratt, Stephen Bishop, entre otros.
Calificación: *** 1/2

Tras las cortinas del poder

En la nueva cinta de Clint Eastwood, Leonardo DiCaprio es el enigmático J. Edgar Hoover, director fundador del FBI. La película muestra los años finales de Hoover, cuando pretende escribir sus memorias, a partir de las cuales conocemos los complicados inicios de este organismo, así como su tensa relación con los gobernantes de turno.

Para desentrañar el misterio de este personaje obesivo, el film J. Edgar expone la interacción con su dominante madre (Judi Dench) y con su socio Clyde Tolson (Armie Hammer), con quien tiene una relación sentimental más bien platónica, pero nunca totalmente aceptada, ni en privado ni mucho menos en público.

Leonardo DiCaprio interpreta a Hoover con las capas necesarias de furia contenida, paranoia y vulnerabilidad. Es una de las actuaciones más desafiantes de su carrera, por lo que resulta una verdadera sorpresa (por no decir injusticia) que la Academia lo haya ignorado, a pesar de que el Globo de Oro y los SAG Awards sí lo nominaron a mejor actor.

Clint Eastwood es un cineasta experto en mostrar los contrastes y contradicciones que definen las relaciones humanas y, por eso, la fotografía de sus películas siempre juega con los claroscuros. En J. Edgar, crea una red de lealtades que se van transformando y carcomiendo a lo largo del tiempo. Hacia el exterior, el hombre más poderoso es una muralla infranqueable, pero en el ámbito de su propia intimidad es un ser reprimido y herido por la carencia de afecto.


Título original: J. Edgar
País y Año: Estados Unidos 2011
Director: Clint Eastwood
Actores: Leonardo DiCaprio, Armie Hammer, Judi Dench, Naomi Watts, Jeffrey Donovan, Dermot Mulroney, entre otros.
Calificación: ****

8 feb. 2012

La doble herencia de George

George Clooney es ampliamente conocido por su faceta de actor, pero también es un eficiente director. Dos películas recientemente estrenadas exponen su potencial delante y detrás de cámaras.

Terreno fértil

En Los descendientes (The Descendants), Clooney es Matt King, un rico heredero de Hawái cuya esposa ha sufrido un accidente y está en coma. Su vida está sumergida en el caos: tiene una relación distante con sus hijas y descubre que su esposa le era infiel.

A la par de esos conflictos, Matt tiene que ponerse de acuerdo con sus primos para cerrar la venta de un terreno del cual son herederos. Esa gran extensión de tierra representa la delicada situación de su esposa: Matt tiene que decirle adiós a lo que más ha amado, pero le cuesta despegarse de sus recuerdos felices.

Clooney abandona su zona de confort al dejar de lado sus roles habituales de hombre ganador y seguro de sí mismo, para evidenciar una vulnerabilidad y una sutileza que se sienten auténticas. Sus anteriores actuaciones nominadas al Oscar eran más impostadas y calculadas, pero ésta es sobresaliente por su sinceridad y capacidad de conmoción.

El director y guionista Alexander Payne es recordado por sus filmes independientes About Schmidt y Entre Copas (Sideways). Al igual que en esas respetables cintas, en Los descendientes despliega un cínico sentido del humor, que se cuela entre las situaciones más dramáticas y acerca a los personajes, en este caso Matt y sus hijas, hacia un punto de equilibrio. Tras vivir un infierno en el paraíso de Hawái, la familia recibe una valiosa herencia de aprendizaje y reconciliación.

Título original: The Descendants
País y año: Estados Unidos 2011
Director: Alexander Payne
Actores: George Clooney, Shailene Woodley, Amara Miller, Nick Krause, Beau Bridges, Matthew Lillard, Judy Greer, entre otros.
Calificación: ****

Suciedad expansiva

En Poder y Traición (The Ides of March), Ryan Gosling es Stephen Meyers, un joven idealista que trabaja para el candidato presidencial Mike Morris (Clooney). En el fuego cruzado de la campaña, Stephen se ve obligado a poner a prueba su lealtad y establecer prioridades para sobrevivir en la agresiva jungla de la política.

El sólido elenco cuenta con magníficas actuaciones de Philip Seymour Hoffman, Paul Giamatti, Evan Rachel Wood y Marisa Tomei. Sin embargo, el más destacado es el protagonista Ryan Gosling, cuyo personaje aprende a la fuerza a ensuciarse para poder participar en el juego de la política. Su formidable actuación le valió una nominación al Globo de Oro como mejor actor de drama.

En su faceta de director, George Clooney es un agudo observador que reta al espectador a cuestionarse qué límites se pueden traspasar para defender los ideales. Así como los personajes de Poder y traición sucumben ante las intrigas y deslealtades, en su película anterior Buenas noches y buena suerte, el periodista televisivo Edward R. Murrow se enfrentaba al senador McCarthy en una encarnizada lucha de poderes.

Poder y traición parte de una premisa relativamente obvia: la política corrompe y contamina. Sin embargo, al exponer la descomposición generalizada de una campaña presidencial, nos muestra con precisión cómo detrás del seductor discurso oficial, se esconden tras bambalinas acuerdos inmorales y sacrificios trágicos.

Título original: The Ides of March
País y año: Estados Unidos 2011
Director: George Clooney
Actores: Ryan Gosling, George Clooney, Philip Seymour Hoffman, Paul Giamatti, Evan Rachel Wood, Marisa Tomei, Jeffrey Wright, entre otros.
Calificación: ***1/2