28 sept. 2012

Stone está en drogas

Salvajes, la nueva película del director Oliver Stone, es un viaje alucinante, convulsionado y sinuoso. Salta del carril del erotismo al de la violencia, toma la vía del crimen organizado y atraviesa el amor libre.

Chon y Ben son dos jóvenes emprendedores que tienen un lucrativo negocio de venta de marihuana en California. Además de ser socios, comparten a la misma novia, Ophelia. Un cártel mexicano la secuestra después de un frustrado intento de asociación con ellos, así que la guerra queda declarada entre ambos bandos.

Oliver Stone, un director tan preocupado por hacer un cine de denuncia en el pasado (Pelotón, Nixon, etc.), no se toma tan en serio el tema de las drogas y prefiere hacer una película de acción con personajes extremos, sádicos y egoístas.

Por momentos, Salvajes recuerda a otra memorable película de Stone: Asesinos por naturaleza. Decapitaciones, torturas y acribillamientos son parte del modus operandi del cártel de narcotraficantes y la reacción de los dos californianos es atacar más fuerte, envolviéndose en una espiral cada vez más destructiva. Sin embargo, tanta violencia gráfica llega a ser atosigante.

El trío protagónico está conformado por Blake Lively (de la serie Gossip Girl), Taylor Kitsch y Aaron Taylor Johnson. Son efectivos en las escenas de sexo o de acción, pero en las dramáticas se evidencian sus limitaciones actorales.

En cambio, Salma Hayek y Benicio del Toro resultan mucho más convincentes como la jefa del cártel y su ayudante. Ambos emanan una crueldad impasible y su sola presencia advierte un peligro inminente. Por otro lado, John Travolta acierta en el papel de un corrupto agente antidrogas que sólo busca su conveniencia.

Stone opta por recrear muchas escenas que perfectamente podrían ser alucinaciones propias del efecto de una droga poderosa, pero que forman parte de una realidad exagerada a propósito. Más aún, se da el lujo de hacer dos desenlaces. El segundo es una visión romántica del salvajismo, alejada del salvajismo sanguinario que vimos previamente.

Título original: Savages
País y año: Estados Unidos 2012
Director: Oliver Stone
Actores: Blake Lively, Taylor Kitsch, Aaron Taylor Johnson, Salma Hayek, Benicio del Toro, John Travolta, Demián Bichir, Emile Hirsch, entre otros.
Callificación: ***.

6 sept. 2012

Líneas divisorias

El extraordinario film iraní Una separación es del tipo de películas que te aguijonea con interrogantes que se clavan en tu mente y dan vueltas durante varios días, demandando una respuesta.

Nader y Simin son una pareja de esposos que se enfrentan a una difícil disyuntiva: ella desea mudarse al extranjero para darle una mejor vida a su hija adolescente, pero él prefiere quedarse en Irán porque debe cuidar a su padre, quien tiene el mal de Alzheimer.

Después de que Simin se va de la casa, Nader decide contratar a una mujer para que realice labores domésticas y vigile a su padre. Cuando Nader llega de improviso un día, encuentra a su padre atado a la cama. A partir de entonces, nada volverá a ser lo mismo.

La película va mutando de género a medida que la ficción deja de ser sólo un drama sobre la separación de una pareja, para convertirse además en un film judicial y de suspenso, en el que dos versiones se contraponen y la parte acusadora pasa a ser acusada.


De pronto, los espectadores asumimos el rol de juez. Después de escuchar los argumentos y motivaciones de las dos partes enfrentadas, nos damos cuenta que no hay una sola verdad absoluta y que cada uno tiene poderosos móviles para aferrarse a su versión. ¿Qué haríamos nosotros en sus zapatos? ¿Qué seríamos capaz de sacrificar por salvar a nuestra familia? ¿Callar algo equivale a mentir?

El título de la película no solo alude a la crisis del matrimonio de Nader y Simin. Puede referirse también a todas las líneas invisibles que dividen a los personajes: las prohibiciones determinadas por la religión, los límites que impone una sociedad machista, la falta de comunicación que genera confusiones mayúsculas.

Una separación ganó el Oso de Oro en el Festival de Berlín, así como el Globo de Oro y el Oscar a la mejor película extranjera, además de 50 premios más. Tantos reconocimientos no son en vano: se trata de una cinta inteligente, que te cuestiona sobre tus propios valores y creencias, invitándote a reflejarte en el espejo de personajes que parecen de una realidad lejana, pero a la vez tan inmediata.

Título original: Jodaeiye Nader az Simin
País y año: Irán 2011
Director: Asghar Farhadi
Actores: Peyman Moadi, Leila Hatam, Sareh Bayat, Shahab Hosseini, Sarina Farhadi, Ali-Asghar Shahbazi, entre otros.
Calificación: **** 1/2.