30 may. 2013

El gran garbo

Tantas veces Gatsby. La clásica novela de F. Scott Fitzgerald, El gran Gatsby, es adaptada al cine por sexta vez, ahora bajo las hiperactivas manos del australiano Baz Luhrmann. En su afán de correr riesgos, esta versión puede resultar algo excesiva, lo cual no necesariamente es un defecto.

Nick Carraway (Tobey Maguire) es un muchacho que se instala en Long Island en los años 20 y que visita constantemente a su prima Daisy (Carey Mulligan), quien vive en una mansión con su esposo Tom al otro lado de la bahía. El vecino de Nick es el misterioso Jay Gatsby (Leonardo DiCaprio), un magnate que organiza unas fiestas apoteósicas.

En la primera media hora, cuando Gatsby aún no entra en escena, el interés por conocerlo va ascendiendo a medida que escuchamos distintas historias sobre su origen. Cuando por fin aparece, la fascinación se multiplica, primero por su mundo de lujos y extravagancias; luego, por el renacer de un romance prohibido.

Leonardo DiCaprio explota nuevamente su faceta seductora, aquella que lo volvió popular al inicio de su carrera, pero ahora está mucho más asentado como actor y puede incorporar a su personaje matices más oscuros y retorcidos, lo que demuestra su evolución como intérprete.

Carey Mulligan está correcta como la ingenua Daisy, torturada por su propia indecisión. Y Elizabeth Debicki es una revelación como la elegante golfista Jordan. El único que desentona en el reparto es Tobey Maguire, quien evidencia su escasa capacidad de transmitir emociones genuinas o de tomar las riendas de una escena, porque siempre habrá alguien que lo opaque.

Al igual que en su vanguardista musical Moulin Rouge!, el director Baz Luhrmann inserta música contemporánea como pop o hip hop a un escenario de otro siglo. Aquí la estrategia funciona bien en la mayoría de casos, sobre todo gracias a las poderosas canciones de Florence + The Machine, Lana Del Rey o Sia. El soundtrack es un espectáculo tan atractivo que por momentos llega a opacar al desarrollo narrativo.

Lo mismo podríamos decir de los efectos visuales, las vistosas escenas de baile, el ostentoso diseño de producción o la cámara siempre inquieta, que nos invita a disfrutar la explosión de estímulos y colores. El gran Gatsby es una fiesta majestuosa en la que cada detalle ha sido planeado para el máximo deleite de los invitados, pero es comprensible que algunos puedan sentirse mareados o embriagados antes de llegar a la puerta de salida.

Título original: The Great Gatsby
País y año: Australia / Estados Unidos 2013
Director: Baz Luhrmann
Actores: Leonardo DiCaprio, Carey Mulligan, Tobey Maguire, Joel Edgerton, Elizabeth Debicki, Isla Fisher, entre otros.
Calificación: ***.