25 dic. 2013

Las alas del dragón

Hace un año, el retorno a la Tierra Media fue una travesía decepcionante. El Hobbit: La desolación de Smaug es un ligero salto cualitativo frente a Un viaje inesperado, pero aún se mantiene la sensación de que esta nueva trilogía alarga más de lo necesario una historia que perfectamente se pudo contar en un solo film.

El hobbit Bilbo continúa su travesía junto a Gandalf y los trece enanos, para recuperar el reino de Erebor. Esta vez deben superar nuevos obstáculos hasta llegar a enfrentarse cara a cara con el temible dragón Smaug, quien custodia incontables tesoros.

Uno de los aspectos más interesantes es la inclusión del personaje Tauriel (Evangeline Lilly), quien no aparece en el libro de Tolkien. Se trata de una elfa guerrera que protagoniza un triángulo amoroso con Legolas y el enano Kili. Al igual que sus referentes inmediatos Katniss Everdeen y la princesa Merida, Tauriel es una experta en el arco y la flecha, que desafía las normas y destaca por su autonomía.

Cuando el dragón Smaug entra en escena, la película extienda las alas y emana varias bocanadas de fuego. Es un villano soberbio, egocéntrico y astuto que desborda más simpatía que Bilbo y los enanos. Peter Jackson nos endulza con una generosa dosis de Smaug, pero no nos muestra todo su poder destructivo, porque prefiere guardarlo como un plato fuerte para el siguiente capítulo.

Un tema que se profundiza con respecto a la cinta anterior es la ambición desmedida. Bilbo luce obsesionado por conservar el anillo mágico, Thorin sólo piensa en recuperar la piedra del arca para volver a gobernar y el dragón Smaug es capaz de matar con tal de que no le quiten ni una sola moneda. Ese rasgo los une y los divide.

La desolación de Smaug es un poco más corta y dinámica que Un viaje inesperado. Las escenas de acción son más efectivas, como la batalla con unas arañas gigantes que envuelven a los enanos en sus telas. Sin embargo, ese tipo de secuencias recuerdan irremediablemente a El señor de los anillos y, en comparación con la anterior trilogía, la nueva sale perdiendo. La aventura sigue presente, pero la emoción no es la misma.

Título original: The Hobbit: The Desolation of Smaug
País y año: Estados Unidos / Nueva Zelanda 2013
Director: Peter Jackson
Actores: Martin Freeman, Ian McKellen, Richard Armitage, Aidan Turner, Orlando Bloom, Evangeline Lilly, Benedict Cumberbatch, Luke Evans, entre otros.
Calificación: ***.

14 dic. 2013

Hanks retoma el timón

Tom Hanks era una estrella imbatible en los años 90, tras ganar dos Oscar consecutivos por Philadelphia y Forrest Gump. En la década pasada, combinó proyectos de cierto prestigio (Camino a la perdición), con bodrios que no estaban a su altura (El código Da Vinci). Este año ha vuelto a brillar con Capitán Phillips, cinta que ya le está deparando algunos reconocimientos.

Richard Phillips es el avezado capitán de un barco carguero de Estados Unidos. Mientras navega por el Océano Índico, la embarcación es secuestrada por piratas somalíes. Phillips trata de negociar con ellos, mientras intenta al mismo tiempo salvar a toda su tripulación.

En esta historia basada en un caso real, el director británico Paul Greengrass aporta su característico manejo de la tensión y el suspenso creciente, cualidades que también estaban presentes en su anterior film United 93, sobre uno de los aviones secuestrados el 11 de setiembre.

Greengrass nos hace creer que conocemos bien los hechos, pero luego expone enfoques diferentes que dan una nueva lectura sobre las causas que motivan a los personajes. Los piratas no son meras caricaturas del mal, sino agentes de una cadena más grande, en la que sus carencias y desesperación son los gatillos para disparan su accionar criminal.

El debutante Barkhad Abdi asume el rol de Muse, el líder de los piratas. Con la piel casi pegada al esqueleto por su extrema delgadez y una mirada que no esconde la furia contenida, Abdi transmite una sensación permanente de peligro y terror. Tras conseguir nominaciones de los Golden Globes y los SAG Awards, ya parece un hecho su candidatura al Oscar en la categoría de mejor actor de reparto.

A lo largo del metraje de Capitán Phillips, Tom Hanks tiene una actuación sólida y convincente, cuando trama alguna mentira para despistar a sus captores o cuando intenta encontrar algún punto en común con ellos. Sin embargo, se reserva lo mejor para los minutos finales. No necesita decir una sola palabra para dejarnos sin aliento y recordarnos que sigue siendo un excelente actor dramático.

Título original: Captain Phillips
País y año: Estados Unidos 2013
Director: Paul Greengrass
Actores: Tom Hanks, Barkhad Abdi, Barkhad Abdirahman, Michael Chernus, Catherine Keener, entre otros.
Calificación: ****.