23 feb. 2014

La dignidad secuestrada

Es sumamente difícil capturar el sufrimiento en una película, sin caer en el sentimentalismo o la victimización. El director británico Steve McQueen evade los caminos fáciles y manipuladores, para mostrar la impactante historia de supervivencia de Solomon Northup en 12 años de esclavitud (12 Years a Slave).

A mediados del Siglo XIX, Solomon (Chiwetel Ejiofor) es un hombre libre que es secuestrado y vendido como esclavo. Es obligado a trabajar en una plantación de algodón, bajo la estricta supervisión de su amo Edwin Epps (Michael Fassbender), un hombre que justifica los maltratos que ejerce sobre sus esclavos argumentando que así está dispuesto en las sagradas escrituras.

Chiwetel Ejiofor le imprime fortaleza, perseverancia y dignidad a Solomon Northup. Su personaje transita de la rebeldía inicial a la docilidad, del terror a la esperanza, del desconcierto al pensamiento estratégico que le permita hallar una salida. Se trata de una de las actuaciones más complejas y memorables del año.

La debutante Lupita Nyong'o está igualmente conmovedora como Patsey, la esclava que sufre las vejaciones más inenarrables. Al convertirse en el objeto de deseo de Edwin, su esposa (notable Sarah Paulson) no pierde la oportunidad de agredirla y humillarla hasta hacer de su vida un infierno. Nyong'o es una de las favoritas para el Oscar a mejor actriz de reparto, pero independientemente del resultado, le espera una gran carrera si encuentra los papeles adecuados.

Si en Shame, la cinta anterior de McQueen, Michael Fassbender era un prisionero de sus impulsos sexuales, esta vez es un hombre que no puede escapar de sus arraigadas convicciones religiosas e instintos sádicos. En papeles secundarios, también destacan Paul Giamatti, Paul Dano, Benedict Cumberbatch, Alfre Woodard y Brad Pitt (quien además es uno de los productores de la cinta).

Aunque 12 años de esclavitud tiene escenas de una violencia explícita y casi salvaje, es una de las mejores películas sobre el flagelo de la esclavitud y las cicatrices que deja tanto en amos como en esclavos. Más aún, es un pertinente recordatorio de cómo una sociedad totalitaria y enferma de odio puede volcar lo peor de las entrañas de los abusadores y lo mejor de los instintos de aquellos que sufren distintas formas de abuso.


Título original: 12 Years a Slave
País y año: Estados Unidos y Reino Unido, 2013
Director: Steve McQueen
Actores: Chiwetel Ejiofor, Michael Fassbender, 
Lupita Nyong'o, Sarah Paulson, Benedict Cumberbatch, Paul Dano, Brad Pitt, Paul Giamatti, entre otros.
Calificación: **** 1/2.

16 feb. 2014

Bancarrota emocional

Woody Allen tiene una habilidad extraordinaria para escribir personajes femeninos complejos, apasionados y apasionantes. Desde Diane Keaton en Annie Hall hasta Penélope Cruz en Vicky Cristina Barcelona, pasando por Dianne Wiest en Hannah y sus hermanas, Allen dirige magistralmente a sus actrices y las bendice con diálogos memorables. Su nueva musa es Cate Blanchett, quien compone un personaje sensacional en Blue Jasmine.

Después de haber sido una dama de la alta sociedad en New York, Jasmine se muda a la ciudad de San Francisco, a la modesta casa de su hermana Ginger. Allí recuerda los ecos de su lujosa vida pasada, mientras se resiste a adaptarse a su nueva realidad.

El proceso de adaptación de Jasmine a esta nueva vida despojada de glamour y sofisticación, es a la vez gracioso, patético y doloroso. Sufre por su pérdida de estatus, se niega a aceptar su derrota, se refugia en el alcohol y en las pastillas de Xanax. Al principio creemos que se evade de la realidad por un mecanismo de negación, pero poco a poco comprobamos que su salud mental está frágil y dañada, como una copa a punto de romperse por una gran rajadura.

Cate Blanchett ofrece una actuación fenomenal de principio a fin como la vulnerable Jasmine. La maestría de su actuación se evidencia, por ejemplo, en la forma cómo repite la misma anécdota de cuando conoció a su esposo, pero cada vez que la cuenta su rostro va desdibujándose más. Es como si cada vez que vuelve a recordar esa historia, se aleja más de su pasado y se hunde un poco más.

La actriz británica Sally Hawkins destaca como Ginger, la ingenua hermana de Jasmine. Su personaje recuerda en un inicio a su rol de Poppy en Happy-Go-Lucky, por la alegría desbordante, pero Ginger se esconde bajo esa careta, para no exteriorizar sus propios fracasos e inseguridad. En su interacción con Jasmine hay solidaridad fraternal, pero también envidia y reproches guardados.

Blue Jasmine es un doble regreso para Woody Allen. Después de haberse establecido en la última década en Europa, vuelve a filmar en EEUU y también vuelve al género del drama. A pesar de tener muchos toques de humor negro, se trata de un drama intenso y muy bien logrado, que muestra la caída libre de una mujer que pierde absolutamente todo: desde su dinero y su familia, hasta su propia razón.

Título original: Blue Jasmine
País y año: Estados Unidos 2013
Director: Woody Allen
Actores: Cate Blanchett, Sally Hawkins, Alec Baldwin, Peter Sarsgaard, Bobby Cannavale, Michael Stuhlbarg, entre otros.
Calificación: ****.

9 feb. 2014

El arte de la estafa

El lobo de Wall Street y Escándalo americano son dos caras de una misma moneda (falsa, por supuesto). Ambas muestran desde diferentes perspectivas cómo es posible acariciar el sueño americano estafando al prójimo.

Excesos irresistibles

La quinta colaboración entre Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio encuentra a ambos artistas en gran forma creativa y en total disposición para asumir riesgos. El Lobo de Wall Street es el recuento de cómo el empresario Jordan Belfort logró amasar una gran fortuna a través de su propia agencia bursátil y cómo su imperio fue creciendo de manera descontrolada.

El codicioso y lujurioso Jordan Belfort entra por la puerta grande al universo de Scorsese, poblado de personajes que, al igual que él, que ascienden y escalan posiciones hasta embriagarse de poder. Allí están Jake LaMotta en Toro Salvaje, Henry Hill en Buenos muchachos y Howard Hughes en El aviador. Belfort también sigue una trayectoria retorcida hacia el éxito, se ve obligado a hacer sacrificios y comete un sinfín de excesos.

Y vaya que El lobo de Wall Street es una cinta adornada de excesos. Belfort y su camada de lobos nunca están satisfechos con lo que tienen y siempre buscan drogas más intensas, orgías más audaces y experiencias más extremas. La demostración de esa espiral decadente tiene momentos hilarantes y tan improbables que parecen una alucinación producida por las drogas duras que consumen los personajes. Con 180 minutos de metraje, la cinta se extiende un poco más de la cuenta y algunas escenas delirantes como la de la tormenta en altamar, salen sobrando.

En papeles secundarios, Jonah Hill logra una interpretación correcta como Donnie Azoff (aunque su nominación al Oscar resulta excesiva) y Margot Robbie hipnotiza con sus sensuales ojos azules. Por su parte, Leonardo DiCaprio continúa superándose a sí mismo y entrega una de las actuaciones más intensas, divertidas y carismáticas de su carrera. Así como Jordan es capaz de vender las acciones más inútiles, DiCaprio es capaz de venderle un personaje despreciable a la audiencia, cubierto con el empaque de un tipo irresistiblemente simpático.

Título original: The Wolf of Wall Street
País y año: EEUU 2013
Director: Martin Scorsese
Actores: Leonardo DiCaprio, Jonah Hill, Margot Robbie, Matthew McConaughey, Kyle Chandler, Jean Dujardin, entre otros.
Calificación: ****.

La fiesta del disimulo

Escándalo americano tiene un arranque formidable, pues introduce a Irving, el personaje de Christian Bale, acomodando la peluca con la que disimula su calvicie. Es la presentación ideal del tono de la película: todos los personajes tienen algo que esconder, todos quieren aparentar otra imagen y buscan impresionar a alguien más.

En plena euforia de los años 70, Irving y su socia Sydney son dos estafadores que, al ser descubiertos por el agente del FBI Richie DiMaso, se ven obligados a cooperar con él a cambio de quedar en libertad. Su peligrosa misión es hacer un negocio turbio con varios políticos locales, que el FBI pretende desenmascarar.

La sensacional Amy Adams se roba el protagonismo y consigue la mejor actuación de su carrera: nunca antes lució tanta sensualidad, desenfado y vulnerabilidad. Christian Bale y Bradley Cooper tienen algunos momentos destacados, pero Cooper luce desorientado en los momentos de mayor intensidad dramática. Por otro lado, Jennifer Lawrence es un desacierto de casting: por más que aporte su habitual fuerza de huracán, el papel de una conflictiva esposa y madre de familia demandaba la experiencia de una actriz un poco mayor y no una chica de 23 años que sigue comportándose como una adolescente.

Mientras que Scorsese se anima a arriesgarse en su última creación, el director David O. Russell prefiere tomar la ruta de lo seguro para contar una historia convencional, pero con un ritmo bastante dinámico y un elenco sólido. Escándalo americano se parece a los elaborados peinados y vestuarios de sus actores: tiene brillo y volumen, pero también se nota cuando algo pierde naturalidad, porque tiene demasiada laca o artificio.


Título original: American Hustle
País y año: EEUU 2013
Director: David O. Russell
Actores: Christian Bale, Amy Adams, Bradley Cooper, Jennifer Lawrence, Jeremy Renner, Robert De Niro, Michael Peña, entre otros.
Calificación: ***.