30 ago. 2014

Identidades perdidas II

En el post anterior, analicé las películas de Perú y Argentina que vi en el Festival de Cine de Lima 2014. Ahora es el turno de comentar las cintas de México, Turquía, Japón y Francia.

México (Competencia oficial ficción)


Güeros es una comedia ambientada a fines de los años 90. Sombra y Santos son dos jóvenes que no tienen literalmente nada que hacer porque su universidad (la UNAM) está en huelga y ellos no saben qué posición tomar ni cómo ocupar su tiempo. Su monotonía se ve alterada con la llegada de Tomás, el hermano menor de Sombra, quien los convence de ir a buscar a su ídolo Epigmenio Cruz, un cantante de los años sesenta que está internado en un hospital.

El director Alonso Ruizpalacios ofrece una propuesta fresca, lúdica e ingeniosa. Con sarcasmo y algunos toques de ingenuidad, muestra a los perdidos integrantes de una generación que no sabe muy bien qué ideales defender y que, quizá por eso, se aferra a un pasado cada vez más extinto. Lamentablemente, su afán de empujar los límites y burlarse de todo puede llegar a ser excesivo, cuando por ejemplo incluye una absurda escena en la que un personaje secundario discute sobre el guion de la propia película, como si fuese un espectador que de pronto irrumpe en la ficción. Calificación: ***.

Turquía (Sección Galas)


Winter Sleep (Kis uykusu) nos aloja en un hotel de Anatolia central, manejado por Aydin, un escritor y actor retirado; su esposa Nihal, una idealista mujer mucho menor que él; y su hermana Necla, recientemente divorciada y constantemente insatisfecha de todo. El invierno no sólo congela la estepa, sino también sus relaciones y estados de ánimo.

La gran ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes 2014 es una cinta que retrata las distintas formas de humillación, sometimiento y dependencia que se generan en un grupo de personas. Con más de tres horas de duración, el director Nuri Bilge Ceylan logra mantener el interés e involucrar al espectador, a través de diálogos afilados e hirientes, unos paisajes grandiosos que parecen devorarse a los actores y una tensión creciente que carcome las relaciones entre los personajes, hasta dejarlos solos ante una catarata de dudas sobre el poder, la fe y el perdón. Calificación: ****.

Japón (Sección La vuelta al mundo en 8 días)


Like Father, Like Son (Soshite chichi ni naru) es un emotivo relato que cuestiona el verdadero significado de la paternidad. Ryota es un ejecutivo adicto al trabajo y concentrado en el éxito profesional, cuya armoniosa vida se viene abajo cuando el hospital donde nació su hijo le informa, seis años después del parto, que por error le dieron al niño equivocado.

Esta magnífica película de Hirokazu Koreeda toca las fibras más sensibles y, a la vez, maneja un humor que camina entre lo tierno y lo sarcástico, pero sin pisar nunca los terrenos de la manipulación sentimental ni la vulgaridad. Al mostrar dos tipos diametralmente opuestos de crianza, el director invita a reflexionar sobre el balance del trabajo y la vida familiar, el legado que se debe dejar a los hijos y la construcción de aquellos lazos afectivos que marcan de por vida a un hijo. Calificación: ****.

Francia (Sección En busca del tiempo perdido: Clásicos franceses renovados)


Jules et Jim es una de las joyas más representativas en la filmografía de François Truffaut y, en general, de la Nueva Ola Francesa. En 1912, Jules (Oskar Werner) y Jim (Henri Serre) se conocen y se vuelven amigos inseparables. La llegada de la hermosa Catherine (Jeanne Moreau) los seduce e hipnotiza. Los dos la aman y ella ama a ambos, pero no es una mujer que pueda estar quieta mucho tiempo.

Este clásico de 1962 ha sabido superar la prueba del tiempo, conservando intacto su encanto y romanticismo. Es un triángulo amoroso que escapa a todas las convenciones, puesto que los conflictos no surgen por la rivalidad entre los amigos, sino por la impulsividad de una incontrolable e impredecible Catherine. No sólo los dos protagonistas parecen estar locamente enamorados de Jeanne Moreau, Truffaut y su cámara le dedican preciosos encuadres que magnifican su elegancia y sensualidad. Calificación: ****.

23 ago. 2014

Identidades perdidas I

La edición número 18 del Festival de Cine de Lima contó con una programación sumamente atractiva en sus diferentes secciones, lo que incluyó algunos estrenos mundiales y una copiosa cosecha de otros festivales como Cannes, Berlín, Bafici, San Sebastián, entre otros.

Una tendencia interesante que se ha repetido en varias cintas este año ha sido el tema de la identidad: una hija que busca a su padre, unos padres que conocen a su verdadero hijo cambiado al nacer, unos cadáveres exhumados que resultan difíciles de identificar, una generación que protesta y añora el pasado, etc.

Perú


Viejos amigos es una comedia sobre las aventuras de tres octogenarios que roban las cenizas de su amigo recién fallecido para llevarlo al estadio a ver el partido de su equipo favorito, el Sport Boys. La viuda los busca para recuperar las cenizas y ellos, a su vez, también buscan a la hija ilegítima del difunto.

La ópera prima de Fernando Villarán funciona mejor cuando deja fluir la interacción y complicidad de los tres protagonistas. Sin embargo, el humor entrañable se torna de pronto vulgar y homofóbico, el guion cae en caprichosas incoherencias y los actores secundarios parecen estar actuando para una producción teatral de bajo presupuesto, especialmente Teddy Guzmán y Lorena Caravedo. Es una lástima, porque el gran talento y carisma de Ricardo Blume, Carlos Gassols y Enrique Victoria merecía una mejor vitrina que esta. Calificación: ** ½.


NN muestra, por un lado, a un equipo de profesionales que trabaja exhumando cadáveres y tratando de descubrir su identidad. En paralelo, una mujer busca el cadáver de su esposo, quien desapareció durante los años de la violencia política en el Perú.

Al igual que en el documental Lucanamarca y su estimable primer largometraje Paraíso, el director Héctor Gálvez continúa explorando las heridas del conflicto armado que desangró nuestro país. Esta vez, muestra el calvario de aquellos que aún siguen buscando el cuerpo ausente de sus seres queridos misteriosamente desaparecidos, así como los daños internos que van carcomiendo a las personas que se enfrentan al diario hallazgo de esqueletos con huellas de tortura. Paul Vega logra una actuación contenida cuando debe serlo y, a la vez, atormentada e inquietante. Resultan sobrando una subtrama romántica que se siente desconectada del conjunto y algunos personajes secundarios que no tienen mucho que aportar. Calificación: ***.


Climas está integrada por tres cortometrajes. En el primero, una adolescente de la selva se siente atraída por su tío. En el segundo, una mujer de la clase alta limeña atraviesa una depresión por un hecho del pasado que aún la atormenta. En el tercero, una anciana de la sierra recibe la inesperada visita de su hijo, recién salido de la cárcel.

La directora Enrica Pérez (entrevistada en nuestro post anterior) logra generar atmósferas en las que se percibe la sensibilidad que maneja la mujer en las distintas etapas de su vida. A pesar de que el primer y el tercer episodio utilizan actrices no profesionales, son los que transmiten mayor autenticidad y permiten redondear mejor la evolución de sus personajes en comunión con el entorno. En cambio, el segundo, protagonizado por Fiorella De Ferrari, no ahonda lo suficiente en el conflicto central y sólo nos deja una sensación de frialdad e indiferencia. Calificación: ***.

Argentina


Ciencias naturales es una historia de búsqueda de las raíces. Lila, una niña de 12 años, pasa sus días en una remota escuela rural, obsesionada con la idea de conocer a su padre, del cual ni siquiera sabe el nombre. Cuando se escapa para ir a buscarlo, su profesora decide ayudarla y acompañarla en la aventura.

El director debutante Matías Lucchesi nos entrega una admirable road movie, cuyas rutas inesperadas y emocionantes conducen a las protagonistas hacia un viaje de descubrimiento personal. Paula Hertzog y Paola Barrientos están fantásticas en la creación de ese cálido vínculo que se forma entre la maestra y la impetuosa niña, un lazo casi maternal que les termina dando otro sentido a sus vidas. De lejos, fue la mejor película latinoamericana que vi de la competencia oficial de ficción.  Calificación: ****.

En el siguiente post, comentaré las películas de México, Turquía, Japón y Francia.

19 ago. 2014

Climas femeninos y distantes

En la más reciente edición del Festival de Lima, se estrenó la película peruana Climas, la cual muestra tres historias protagonizadas por personajes femeninos: una adolescente de la selva, una mujer adulta de la clase alta limeña y una anciana de la sierra. En esta entrevista, la directora Enrica Pérez nos cuenta el origen de esta ópera prima, nos explica por qué aún no tiene fecha de distribución y comparte cuáles fueron sus películas favoritas del festival.

¿Cómo surgió la idea de contar una historia de tres mujeres en etapas diferentes de su vida?
Venía de hacer un corto llamado Taxista (adaptación de un cuento de Fernando Ampuero), que era bastante masculino, todos los personajes eran hombres. Entonces, para mi primer largometraje decidí por oposición hacer algo diferente: femenino y original, es decir, a partir de una inquietud mía y no una adaptación. Justo en ese momento, estaba viviendo un rollo de identidad bastante fuerte, porque había vivido fuera del Perú 7 años. Empecé a investigar, a viajar y a preguntarme qué tan diferentes somos todos los peruanos. Y luego me fui dando cuenta que los temas que me interesan a mí como mujer son bastante universales: la sexualidad, la entrada a la adolescencia, la fertilidad, la maternidad, el amor de madre, la soledad de la tercera edad.

La primera historia habla sobre el despertar sexual en una adolescente de la selva. ¿Cómo encontraste a la actriz Claudia Ruiz del Castillo?
Con Claudia tuvimos un trabajo muy intenso. Primero hacer el casting fue muy difícil, se presentaron 300 niños. Luego, hicimos una segunda audición para 40 y de ese grupo, formé un taller de actuación para 15 y finalmente quedaron 10, que son los que aparecen en la película. Claudia y Elizabeth Trigoso, quien hace de su mejor amiga, hicieron el casting juntas a pesar de que no se conocían e hicieron una improvisación muy buena. Ya en el taller comprobé que eran las mejores en concentración, disciplina, en todo.

La segunda historia aborda un relato de depresión y pérdida ambientada en Lima. ¿Consideras que el ambiente gris de esta ciudad condiciona el ánimo de los limeños?
Siempre me he cuestionado la importancia del lugar donde te toca vivir, donde naces y donde creces y cómo esa atmósfera te toca. Cómo, por ejemplo, en los países caribeños la gente es tan alegre y abierta. Y en los países más fríos, la gente es más hosca y más trabajadora. En Lima, el cielo gris nos deprime, nos da ganas de quedarnos en casa. Y visualmente, es muy rico. Yo quería jugar bastante con la fotografía en la película y que los climas vayan de la mano con estas historias para comunicarlos visualmente.

La tercera historia muestra a una mujer de la tercera edad que vive en los Andes. ¿Cómo afrontaste el reto de trabajar con María Unocc, una actriz no profesional que no sabe leer?
Fue un reto muy complicado. Yo ignoraba que ella no sabía leer cuando hicimos el casting, pero la había visto en la película Paraíso de Héctor Gálvez, donde interpreta a la mamá del protagonista. Al final, ella tuvo que aprenderse los textos con ayuda de su hija. Lo lindo de María es que es muy inteligente, entendía muy bien las escenas y lo que era hacer una película. Además, tiene ángel y unos ojos que comunican mucho.

Las tres historias tienen como telón de fondo las elecciones presidenciales de 2006. ¿Por qué decidiste enmarcarlas en ese contexto?
Presenté el guion en distintos talleres y mercados cinematográficos y siempre me pedían que englobara las tres historias o que las mezcle. Yo siempre peleé porque estas tres historias nunca se conectaran narrativamente, porque esa es la metáfora de la película, trata sobre la desconexión y la división que uno tiene con el otro. Lo que sí me preocupaba es que mucha gente no entendía que las tres historias sucedían en el Perú en un determinado momento, había gente que pensaba que la parte de la sierra sucedía hace 100 años o que el fragmento de la selva transcurría en Brasil. Entonces, decidí poner como telón de fondo la elección de Humala, no con un afán político, sino para saber que las tres historias ocurren una detrás de la otra en el mismo país.

Las tres funciones de Climas en el Festival de Lima fueron a sala llena. ¿Cómo evalúas el recibimiento del público?
Estamos felices. Sentí bastante calor y emoción de la gente. Algunos espectadores salían emocionados, incluso llorando. Eso para mí es un regalo. Es una película tan chiquitita, es el underdog del festival. No tenemos mucha plata ahora, ni tenemos distribución confirmada. Vamos a participar en otros festivales, pero para mí lo más importante es que guste en Perú.

¿Cuál es el siguiente paso para asegurar el estreno de Climas en las salas de cine?
Ganarnos el fondo de distribución (risas). La Dirección del Audiovisual, la Fonografía y los Nuevos Medios (ex Conacine) del Ministerio de Cultura está lanzando cerca de tres convocatorias de distribución al año. Postulamos hace poco y estamos a la espera de los resultados, que se darán en setiembre. Son tres fondos; si nos ganamos alguno de ellos, nos vamos por el estreno.

¿Ya tienes en mente tu siguiente película?
Tengo la idea, pero no quiero saber nada de la cinematografía por ahora (risas). He conversado con muchos amigos jóvenes directores que han hecho su segunda película sintiendo la presión de la gente que siempre les preguntaba por su siguiente proyecto. Lo que sucede es que entras a una vorágine de "Esto es lo que toca hacer" y terminas haciendo algo no por una necesidad personal sino externa a ti. Entonces, yo siento que ahora no tengo esa necesidad personal. Para mí, el cine es un arte, es un regalo hacerlo. No vivo del cine y no pretendo hacerlo. Esta película me ha tomado tanto tiempo y ha sido tanto desgaste que quiero terminarla y distribuirla para poder recién con tranquilidad tomarme el tiempo para escribir el siguiente proyecto.

¿Qué películas de esta edición del Festival de Lima te han gustado más?
He visto varias y he quedado maravillada con la selección de películas, como la mexicana Güeros, la argentina Refugiado, la cubana Conducta, la japonesa Like Father, Like Son, la peruana NN de Héctor Gálvez, entre otras. Me da pena porque me he perdido varias, pero bueno, así es el festival.