31 ene. 2015

Tormenta de arena

A sus 84 años, Clint Eastwood ha disparado en el blanco de la polémica con su más reciente trabajo como director: Francotirador (American Sniper). Mientras que algunos la han considerado una cinta de propaganda a favor del ejército de EEUU, otros ven un duro retrato de las fatales consecuencias que implica encarnar a un héroe de guerra. ¿Pero es posible evitar los apasionamientos y hallar un punto medio?

Esta adaptación de la autobiografía de Chris Kyle cuenta cómo este francotirador de élite es enviado a Irak con la misión de proteger a sus compañeros. Allí se gana el apodo de “Leyenda” por su gran precisión. Entre cada viaje que emprende al campo de batalla, se narra la relación cada vez más distante con su esposa.

En su valioso díptico sobre la Segunda Guerra Mundial, La conquista del honor y Cartas desde Iwo Jima, Eastwood mostraba el punto de vista de cada bando del conflicto, los ideales que cada país representaba y sus distintas maneras de encarar el heroísmo. En Francotirador, prefiere mantener una visión ciertamente sesgada, en la que el enemigo son los iraquíes anónimos a los que hay que eliminar sin importar la edad o el género. Incluso el único iraquí que aparenta ser un hombre acogedor, es luego representando como un traidor que debe ser asesinado a sangre fría.

No estoy de acuerdo con quienes dicen que Eastwood ha hecho una película de propaganda bélica para glorificar al ejército. De hecho, es un cineasta conservador, que defiende el patriotismo, la lealtad y otros valores tradicionales, pero también sabe mostrar los dilemas morales que atormentan a su protagonista. El estrés post-traumático que lo consume en su regreso a casa es el mejor contrapeso a toda la carga dramática desatada por sus asesinatos en serie. La formidable escena en la que Chris está sentado frente al televisor apagado e imagina los bombardeos y otros sonidos de la guerra, ilustra esa contradicción.

Una de las mejores secuencias de la película muestra a Chris y sus compañeros en pleno combate, envueltos en una tormenta de arena que amenaza con enterrarlos vivos. Es una expresión de la furia y la hostilidad del entorno; la demostración más cruel de que no importa donde vayan, el peligro se cierne siempre alrededor de ellos.

Bradley Cooper ha sido nominado al Oscar tres años consecutivos. Las dos veces anteriores fue por personajes cómicos, pero esta vez es por un personaje mucho más hermético, más apoyado en la acción que en las palabras. A pesar de que continúa progresando como intérprete, sigo pensando que sus tres nominaciones al Oscar han sido una exageración, causadas más por su popularidad que por su talento.

A pesar de su visión sesgada y plana del enemigo, Francotirador es una cinta bélica que cuestiona el mito de “Leyenda” que se forja alrededor de Chris Kyle. Él mismo se incomoda cuando lo llaman por ese apelativo y Clint Eastwood invita a la audiencia a compartir ese fastidio, a analizar el precio que se tiene que pagar para llegar a ese estatus de figura de culto y a preguntarse hasta dónde llegan las consecuencias de la guerra, las cuales se ramifican mucho más allá del campo de batalla.


Título original: American Sniper
País y año: Estados Unidos 2014
Director: Clint Eastwood
Actores: Bradley Cooper, Sienna Miller, Kyle Gallner, Jake McDorman, Eric Ladin, entre otros.
Calificación: ***.

25 ene. 2015

Oscar 2015: El protagonismo del tiempo

Analicemos la competencia en las seis principales categorías del Oscar. ¿Qué películas han sacado ventaja sobre las demás? ¿Qué director parte como favorito? ¿Qué actores deberían preparar de una vez su discurso para el inevitable camino a la victoria?

Mejor película

Este año ocho candidatas compiten por el Oscar a mejor película, pero las tres “B” se alzan como favoritas: Boyhood, Birdman y El Gran Hotel Budapest. Las tres comparten en común el protagonismo del tiempo en sus historias. En Boyhood, vemos a un niño convertirse en joven mientras el paso del tiempo moldea su personalidad. En Birdman, un actor decadente intenta recuperar los años de gloria montando una obra de teatro. Y en El Gran Hotel Budapest, un elegante conserje debe emprender una carrera contra el tiempo para probar su inocencia.


Boyhood parece ser la más fuerte candidata porque ha ganado más de 100 premios desde que se estrenó en el Festival de Sundance hace exactamente un año. Entre su montaña de galardones, destacan el Golden Globe y el Critics Choice Award a mejor película del año. Los críticos la han alabado unánimemente, otorgándole el puntaje promedio de 100 sobre 100 en la web Metacritic (en comparación, todas las otras nominadas al Oscar tienen puntajes por debajo de 90). ¿Pero esta película independiente, de muy bajo presupuesto, conectará con la Academia?

Sin embargo, Birdman va segunda en la carrera y le pisa los talones a Boyhood. El Sindicato de Productores de EEUU la acaba de elegir mejor película del año y muchos de esos votantes también lo son de la Academia. Además, comparte con El Gran Hotel Budapest el privilegio de ser la película con más nominaciones al Oscar de este año (9 en total), lo cual siempre es un síntoma de gran aprobación en varios sectores de la Academia. Asimismo, se llevó siete Critics Choice Awards (incluyendo mejor elenco, mejor guion original y mejor actor) y dos Golden Globes. Si el sindicato de actores o el de directores le dan su bendición, podría alzarse tranquilamente con el Oscar.

El Gran Hotel Budapest cuenta también con 9 nominaciones en total, lo cual no es sorpresa, porque casi todos los sindicatos de Hollywood la nominaron en sus premiaciones. Eso sólo puede significar que tiene una gran legión de admiradores en la industria del cine. Ganó el Gran Premio del Jurado en el Festival de Berlín, el Golden Globe a mejor película de comedia/musical y el Critics Choice Award a mejor comedia. Podría dar la sorpresa, pero… ¿hace cuánto tiempo que una comedia no gana el Oscar a mejor película?

Completan la terna de nominadas a mejor película el drama sobre un estudiante de música Whiplash y cuatro biopics (cintas biográficas): The Imitation Game (sobre Alan Turing), The Theory of Everything (sobre Stephen Hawking), American Sniper (sobre Chris Kyle) y Selma (sobre Martin Luther King Jr.).

Mejor director


Richard Linklater es uno de los directores independientes más prestigiosos de EEUU y gracias a Antes del atardecer y Antes de la medianoche fue nominado al Oscar a mejor guion. Por Boyhood, se ha llevado el trofeo al mejor director en el Festival de Berlín, el Golden Globe, el Critics Choice Award y la mayoría de premios de las asociaciones de críticos de EEUU (entre ellas las de New York y Los Angeles), de modo que el Oscar parece estar destinado a llegar a sus manos.

Alejandro Gónzález Iñárritu puede darse el lujo de decir que de los cinco largometrajes que ha dirigido en su carrera, los cinco han recibido nominaciones al Oscar: Amores perros, 21 gramos, Babel, Biutiful y ahora Birdman. Esta última tiene 3 actores nominados, más que cualquier otra película este año, lo cual siempre es un mérito del director. ¿Qué juega en su contra? Apenas el año pasado su compatriota Alfonso Cuarón se llevó el Oscar a mejor director por Gravedad y es poco probable (mas no imposible) que la Academia le dé el Oscar a otro mexicano dos años seguidos.

Los otros nominados son Wes Anderson por El Gran Hotel Budapest (quien fue nominado antes por los guiones de The Royal Tenenbaums y Moonrise Kingdom, además de la cinta animada Fantastic Mr. Fox), Bennett Miller por Foxcatcher (quien se llevó el premio al mejor director en el Festival de Cannes por esta misma película) y el noruego Morten Tyldum por The Imitation Game.

Las categorías de actuación


Michael Keaton (quien interpreta a un actor decadente en Birdman) y Eddie Redmayne (quien da vida a Stephen Hawking en The Theory of Everything) son los favoritos en la categoría de mejor actor, pues ambos ganaron el Golden Globe, en las categorías de comedia y drama, respectivamente. Sin embargo, por la trayectoria que lo respalda y su comentada resurrección artística, parece que Keaton será el elegido de la Academia. Al igual que Redmayne, los otros tres candidatos interpretan a personajes reales: Benedict Cumberbatch es el matemático gay Alan Turing en The Imitation Game, Steve Carell es el filántropo multimillonario John E. du Pont en Foxcatcher y Bradley Cooper es el francotirador Chris Kyle en American Sniper.


A lo largo de su carrera, Julianne Moore ha ganado el premio a mejor actriz en los tres principales festivales de cine del mundo: Cannes, Berlín y Venecia. Ha tenido 5 nominaciones al Oscar y nunca lo ha ganado, pero este año parece que eso cambiará, pues su actuación como una profesora con el mal de Alzheimer en Still Alice le ha valido el Golden Globe y el Critics Choice Award a mejor actriz. Las otras nominadas son Rosamund Pike (una esposa manipuladora en Perdida), Reese Whiterspoon (una mujer que se va de excursión para encontrarse a sí misma en Wild), Felicity Jones (la incondicional esposa de Stephen Hawking en The Theory of Everything) y Marion Cotillard (una trabajadora desesperada por conservar su empleo en Deux jours, une nuit).


En la categoría de mejor actor de reparto, J. K. Simmons se ha llevado la mayoría de premios de la temporada gracias a su rol de un abusivo profesor de música que maltrata físicamente y psicológicamente a sus alumnos en Whiplash. Los otros candidatos son Ethan Hawke (un padre ausente en Boyhood), Robert Duvall (un juez acusado de homicidio en El juez), Edward Norton (un actor arrogante en Birdman) y Mark Ruffalo (un luchador olímpico en Foxcatcher).


Patricia Arquette es la favorita en la categoría de mejor actriz de reparto, gracias a su formidable actuación como una madre que lucha por sacar adelante a sus hijos en Boyhood. También compiten Keira Knightley (una descifradora de códigos en The Imitation Game), Emma Stone (una adicta en recuperación en Birdman) y Laura Dern (una madre muriendo de cáncer en Wild). Mención aparte merece Meryl Streep, quien ha conseguido su nominación número 19 al Oscar por su papel de bruja en el musical Into the Woods, pero es difícil que la Academia la premie por un rol así. 

11 ene. 2015

Balance 2014: El año de la madurez II

En el post anterior, compartí mi top 10 de mejores películas del año, así como la buena cosecha de los festivales de cine realizados en Lima. En este segundo recuento de 2014, toca recordar las mejores actuaciones y las cintas que no cubrieron mis expectativas.

Actuaciones memorables


La mejor actuación que vi el año pasado fue la de Cate Blanchett en Blue Jasmine. En el papel de una mujer con una frágil salud mental que se niega a aceptar su nuevo estatus social, Blanchett se coloca entre los grandes personajes femeninos de Woody Allen y, al mismo tiempo, ingresa a la lista de mejores actuaciones de esta década. Sencillamente fenomenal.

Otras actuaciones femeninas destacadas fueron las de Adèle Exarchopoulos en La vie d'Adèle, Meryl Streep en Las vueltas del destino (August: Osage County), Patricia Arquette en Boyhood, Rosamund Pike en Perdida y Julianne Moore en Polvo de estrellas.


En cuanto a las actuaciones masculinas, destacaron Chiwetel Ejiofor y Michael Fassbender en 12 años de esclavitud, Matthew McConaughey y Jared Leto en Dallas Buyers Club, Ralph Fiennes en El Gran Hotel Budapest y Jake Gyllenhaal en Primicia mortal.

Además de estos logros individuales, también hubo un desempeño notable de los elencos completos de Las vueltas del destino, El Gran Hotel Budapest, Boyhood y Relatos salvajes.

Las decepciones y los bodrios

A los 40 fue la película más taquillera del año en Perú. Pero esta comedia dirigida por Bruno Ascenzo lamentablemente fue un desfile de estereotipos, inundado de una intrusiva presencia de los logos de los auspiciadores. Lo único destacable fue el aporte de actrices como Wendy Ramos, Gianella Neyra y Sofía Rocha.


Entre las grandes decepciones del año, se encuentran Noé (¿qué te pasó, Darren Aronofsky?), El juez (a pesar de sus buenas actuaciones, se siente la manipulación sentimental en este drama de juzgados y reproches familiares), El sorprendente Hombre Araña 2 (tres villanos son un exceso) y El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos (buenas escenas de batallas, es cierto, pero los personajes son tan planos que no generan mayor emoción). Aclaro que ninguna de estas películas me pareció mala, sino que estuvieron por debajo de mis expectativas.


Aunque seguro hubo otras películas desastrosas que transitaron por nuestra cartelera (ya no pierdo el tiempo con las interminables películas de terror de bajo presupuesto que se estrenan cada semana), las dos peores que vi fueron la comedia
Quiero matar a mi jefe 2 (pobre Christoph Waltz, ¿quién lo obligó a participar en esto?) y el biopic Diana (realmente penoso ver a Naomi Watts interpretando a la princesa Diana de Gales como una quinceañera alocada que se escapa por la ventana para ver a su galán).

5 ene. 2015

Balance 2014: El año de la madurez

Estas son en mi opinión las 10 mejores películas que se estrenaron en la cartelera comercial limeña en el último año. En la mayoría de casos, hemos sido testigos de los procesos de crecimiento y evolución de personajes memorables. Y al mismo tiempo, hemos presenciado el estado de madurez de directores que están en su mejor momento.


1. Boyhood. Richard Linklater se supera a sí mismo con este extraordinario relato sobre el tránsito de la niñez a la juventud, filmado a lo largo de 12 años. Funciona como una cápsula del tiempo que captura los principales sucesos familiares, políticos y culturales que sirven de telón de fondo para el escenario de la vida misma.


2. El Gran Hotel Budapest (The Grand Budapest Hotel). Fiel a su estilo, Wes Anderson construye un cálido hotel cuyo papel tapiz está elaborado por un fino humor, intrigas inquietantes y una galería de personajes extravagantes que van en busca de amor y fortuna en el período de entreguerras.


3. 12 años de esclavitud (12 Years a Slave). Steve McQueen se aleja de toda forma de sentimentalismo para narrar la impactante historia de supervivencia de un esclavo condenado a una serie de maltratos y engaños, pero también destinado a superar las más increíbles pruebas hasta encontrar una ruta de escape.


4. Perdida (Gone Girl). David Fincher se divierte jugando con diferentes géneros cinematográficos (thriller, policial, romance, comedia negra) en esta película que critica la idealización del matrimonio y los excesos de la prensa sensacionalista, ávida de escándalos mediáticos.


5. Blue Jasmine. Después de su productivo tour europeo, Woody Allen vuelve a EEUU en plena forma con un drama intenso sobre el deterioro mental de una mujer (sublime Cate Blanchett) que después de estar en la cima de la pirámide social, lo pierde todo, menos su orgullo.

6. El lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street). Al igual que Woody Allen, Martin Scorsese también pone el dedo en la llaga de la crisis económica, pero con más humor. Su quinta colaboración con Leonardo DiCaprio es como una alocada fiesta en la que abundan los excesos y emana la diversión a borbotones, pero también deja una resaca con una gran estela de muertos y heridos.


7. Ida. Esta delicada cinta polaca muestra el dilema existencial al que se enfrenta una novicia al descubrir su verdadera identidad. La hermosa fotografía en blanco y negro contribuye a marcar los contrastes entre la introvertida novicia y su impetuosa tía, quienes emprenden un viaje de descubrimiento y reconciliación con sus orígenes.


8. El club de los desahuciados (Dallas Buyers Club). Matthew McConaughey y Jared Leto logran unas transformaciones físicas y emocionales realmente impresionantes, para narrar la lucha titánica de dos enfermos de SIDA contra las barreras negligentes del gobierno, para poder obtener un tratamiento eficaz.


9. Primicia mortal (Nightcrawler). Este thriller protagonizado por Jake Gyllenhaal hace una pertinente crítica a los periodistas y productores de noticieros que se comportan como animales carroñeros, dispuestos a todo con tal de conseguir la toma más sangrienta. La lógica empresarial que predica el protagonista denota un inescrupuloso deseo de poder y éxito condicionado a la desgracia ajena.


10. El mudo. Los hermanos Daniel y Diego Vega nos ofrecieron la mejor película peruana del año, un relato irónico y a la vez patético sobre la corrupción que carcome todos los cimientos del Poder Judicial y deja sin voz ni voto a cualquiera que se atreva a ser ético.

También merecen una mención especial otros títulos valiosos que casi llegan al top 10, como el drama japonés De tal padre, tal hijo; la catártica cinta argentina Relatos salvajes; el romance en los tiempos de la adicción a la tecnología Ella (Her); la travesía espacial Interestelar; la película de suspenso El hombre más buscado; los blockbusters El planeta de los simios: Confrontación y X-Men: Días del futuro pasado; la cinta animada Los Boxtrolls; entre otras.

Fue un excelente año también para los múltiples festivales y encuentros de cine que hubo en Lima. Del Festival Lima Independiente, destacó el documental portugués E Agora? Lembra-me; del Festival de Cine de Lima brillaron la cinta turca Winter Sleep, la argentina Ciencias naturales, la belga The Broken Circle Breakdown, así como la camboyana The Missing Picture; y gracias a la Semana del Cine Francés pudimos ver la obra maestra francesa La vie d'Adèle. Esperemos que estos festivales nos sigan mostrando durante 2015 las mejores exponentes del cine mundial que jamás llegan a nuestra cartelera comercial.

En el siguiente post, repasaremos las mejores actuaciones del año, las peores películas y las grandes decepciones.