25 nov. 2015

Espectros reales y simbólicos

Tanto en Spectre como en La Cumbre Escarlata se siente el olor de la muerte. En la más reciente película de James Bond, se muestra la celebración del Día de los Muertos en México, como preámbulo a la presentación de un villano a quien todos creían muerto. Y en La Cumbre Escarlata, unos misteriosos fantasmas persiguen a la protagonista e intentan comunicarse con ella para evitar una nueva tragedia. 

Misión fantasma

James Bond (Daniel Craig) debe enfrentarse a una peligrosa organización criminal conocida como Spectre, cuyo líder (Christoph Waltz) es un personaje ligado al pasado de Bond. Para ello, recibe la ayuda de la psicóloga Madeleine Swann (Léa Seydoux). Mientras tanto, M (Ralph Fiennes) debe luchar contra el cierre del programa secreto de agentes “00”.

Lo más logrado de Spectre es su potente inicio en las calles de México, con efectivas escenas de acción que incluyen persecuciones y acrobacias imposibles a bordo de un helicóptero. También destaca la breve pero impactante presencia de Monica Bellucci, quien a sus 51 años se ha convertido en la chica Bond de mayor edad en la historia. 

En cambio, Christoph Waltz decepciona en el rol del villano, pues recicla sus acostumbradas poses de orador privilegiado que siempre sonríe al explicar sus malévolos planes. Pareciera que Waltz es un incontenible huracán de energía que sólo Quentin Tarantino sabe modular y aprovechar. 

La era de Daniel Craig tuvo un auspicioso debut con Casino Royale, siguió con la inofensiva Quantum of Solace y alcanzó su mayor pico con la excelente Skyfall. Después de esa valla tan alta, Spectre palidece en comparación. Ofrece un espectáculo entretenido y bien empaquetado, pero ya se siente el desgaste de Craig, quien pareciera estar aburrido de interpretar al personaje. 

El director Sam Mendes, quien también estuvo al frente de Skyfall, apuesta esta vez por una propuesta más convencional y concentrada en seguir fórmulas conocidas. Por lo menos, podemos agradecerle que en Spectre haya incluido una estructura argumental que conecta líneas narrativas de las tres cintas anteriores.

Título original: Spectre
País y año: Reino Unido y Estados Unidos 2015
Director: Sam Mendes
Actores: Daniel Craig, Christoph Waltz, Monica Bellucci, Léa Seydoux, Ralph Fiennes, Ben Whishaw, Dave Bautista, entre otros.
Calificación: ***.

La casa viviente

La cumbre escarlata (Crimson Peak) está ambientada a inicios del siglo XX. La escritora neoyorkina Edith Cushing (Mia Wasikowska) se enamora del inglés Sir Thomas Sharpe (Tom Hiddleston), con quien se casa y se muda a Inglaterra. Allí comparten con la hermana de Thomas, Lady Lucille Sharpe (Jessica Chastain), una enigmática mansión que esconde secretos y alberga almas en pena.

Así como la impresionante casa en la que viven los protagonistas parece estar en movimiento, la película muta de géneros, del romance gótico al terror, del melodrama al suspenso. Edith es una heroína que escribe historias de fantasmas, a la que los espíritus le hablan en el mundo real y le advierten sobre los peligros de los seres vivos que la rodean. Su realidad supera a las ficciones que ella concibe en su imaginación.

Del trío protagónico, la más destacada es Jessica Chastain. Aunque suele interpretar personajes fuertes y decididos, ahora nos muestra una nueva faceta encarnando a una villana venenosa, manipuladora y posesiva. Su presencia resulta inquietante desde un inicio y se va tornando cada vez más tóxica.

Sin embargo, el mayor atractivo de la película es el fascinante diseño de producción, es decir, la escenografía. La casa embrujada, impecablemente construida y decorada, es un personaje vivo, que susurra, sangra y llora. Es una mansión que atrae y repele al mismo tiempo.

A diferencia de El laberinto del fauno, en la que la historia era tan apasionante y lograda como todo el acabado visual, esta vez el director Guillermo del Toro no logra el mismo balance en La cumbre escarlata. Aunque el guion logra generar una tensión creciente, de vez en cuando se distrae en hechos fortuitos o caprichosos que resultan difíciles de asimilar.

Título original: Crimson Peak
País y año: Estados Unidos y Canadá 2015
Director: Guillermo del Toro
Actores: Mia Wasikowska, Jessica Chastain, Tom Hiddleston, Charlie Hunnam, Jim Beaver, entre otros.
Calificación: ***.

10 nov. 2015

Claudia Sparrow, Puente de espías, Sicario y Lusers

En este post, repaso mis colaboraciones más recientes publicadas en Cinencuentro. En primer lugar, un post sobre la cineasta peruana Claudia Sparrow, directora de la premiada película I Remember You. También comparto mis críticas de las extraordinarias Puente de espías y Sicario, así como la decepcionante Lusers.

Claudia Sparrow es una joven y talentosa cineasta peruana radicada en Los Angeles. Dueña de una poderosa voz propia y un estilo muy intuitivo, Claudia ha estudiado una maestría en Dirección de Cine en el prestigioso American Film Institute y viene cosechando logros importantes desde el inicio de su carrera. Hace un par de meses, su primer largometraje I Remember You, obtuvo el premio a mejor película en el Downtown Film Festival Los Angeles, festival que reconoce lo mejor del cine independiente (leer post completo).


Puente de espías es la mejor película que ha hecho Steven Spielberg en la última década. El director no cae en sentimentalismos ni maniqueísmos, se concentra en el desarrollo de las acciones, así como en los viajes reales y figurados de los protagonistas. En el vibrante desenlace, un puente se convierte en una representación del trayecto que emprenden los personajes hacia un escenario incierto que parece familiar, pero en el que todo ha cambiado (leer la crítica completa).


Sicario es un thriller vibrante que pone al espectador en una frontera borrosa, en la que los conceptos de ética y corrupción se confunden en una tierra de nadie, ahí donde no se aplican las leyes ni hay soluciones sencillas para erradicar las múltiples raíces de un problema que se extiende a muchos territorios. En suma, es uno de los estrenos imprescindibles del año (leer la crítica completa).


Lusers intenta ser un canto a la hermandad entre peruanos, chilenos y argentinos, lo cual es un objetivo loable, sin duda. Y por supuesto que la pasión por el fútbol es la excusa ideal para forjar lazos de amistad. Pero esa premisa es desaprovechada en favor de un sinfín de aventuras absurdas y forzadas. Al final, los tres amigos conforman una sola tribu, perdida en la jungla del sinsentido (leer la crítica completa).