8 may. 2016

El costado terrorífico de la maternidad

El cine de terror ha engendrado inolvidables historias de madres perturbadas y atemorizadas por sus propios hijos, lo que desencadena traumas y tragedias que rompen el mito del incondicional amor maternal. En clásicos como La profecía, El exorcista y El bebé de Rosemary, vemos a madres enfrentadas al dilema de amar a criaturas que por distintos motivos representan una amenaza.

Esta década también podemos encontrar muy buenas cintas de terror que tienen como denominador común la conflictiva relación entre una madre y sus hijos: The Babadook, La bruja y Buenas noches mamá, que sobrevive actualmente en nuestra cartelera.

Buenas noches mamá (Ich seh ich seh) es una producción austríaca que cuenta la historia de dos hermanos gemelos de 9 años, Lukas y Elias (Lukas Schwarz y Elias Schwarz), quienes pasan el verano en una hermosa casa campestre. Un día, su madre (Susanne Wuest) llega del hospital con el rostro hinchado y completamente vendado tras una cirugía estética. 

La actitud de la madre es fría y distante. Se muestra irritada ante el más mínimo ruido e impone estrictas reglas. Este comportamiento desconcierta a los hermanos y siembra la duda en ellos: ¿la mujer vendada es su mamá o es una impostora? ¿Dónde está la madre cariñosa que cantaba y reía con ellos?

La tensión se asienta en cada rincón de la enorme casa, generando una atmósfera tóxica que va alejando a los personajes cada vez más. Gradualmente, los niños pasan de sentirse presas amenazadas por esa mujer, a convertirse en aguerridos cazadores dispuestos a experimentar hasta las medidas más radicales con tal de resolver el misterio.

Se siente la influencia de la perturbadora Funny Games de Michael Haneke en esta cinta de sus compatriotas Severin Fiala y Veronika Franz, pues en la calidez de un hogar familiar insertan el desfogue de una violencia cruel y perversa, que esconde las más profundas frustraciones.

Es interesante además cómo los directores logran imponer un clima de suspenso creciente que nos conduce por un pasadizo de hipótesis e inquietantes revelaciones hasta llegar a un desconcertante giro en el desenlace que obliga a replantear todo desde una nueva perspectiva y tratar de entender el comportamiento de estos personajes quebrados que se han infligido tanto daño.

Buenas noches mamá no es una cinta de terror convencional, pues el horror no proviene de monstruos ni demonios sino de eventos traumáticos que condenan a una familia a ser prisionera de su propio sufrimiento. Es una película en la que más que los diálogos, quiebran la calma aquellos silencios que anuncian la llegada de un peligro latente que puede venir de cualquier lugar, incluyendo ese rincón tan oscuro que es la mente.

Título original: Ich seh ich seh
País y año: Austria 2014
Directores: Severin Fiala y Veronika Franz
Actores: Lukas Schwarz, Elias Schwarz, Susanne Wuest, Hans Escher, entre otros.
Calificación: *** 1/2.